EMOLTV

Kirguistán y Tayikistán acuerdan terminar con enfrentamiento en frontera que ha dejado al menos 40 muertos

Los líderes de ambos países pactaron "resolver la actual situación de manera pacífica y mantener una reunión en Dusambé en la segunda quincena de mayo".

30 de Abril de 2021 | 14:26 | EFE/Editado por Ramón Jara A., Emol
imagen
EFE
Kirguistán y Tayikistán acordaron este viernes en consultas entre ellos y con países vecinos poner fin a los enfrentamientos fronterizos de los últimos días durante los que fallecieron al menos 40 personas y más de cien resultaron heridos.

Los presidentes kirguís, Sadir Zhapárov, y tayiko, Emomalí Rajmón, acordaron en una conversación telefónica "resolver la actual situación de manera pacífica y mantener una reunión en Dusambé en la segunda quincena de mayo", señaló la Presidencia de Kirguistán.

Además, delegaciones de ambos países mantendrán conversaciones mañana, sábado, en la región de Batken -foco del enfrentamiento- sobre la delimitación y demarcación de la frontera kirguís-tayika.

Los dos países acordaron anoche un cese de hostilidades, pero hoy hubo aún intercambios de fuego en algunos puestos de control, según la agencia kirguís AKIpress.

El representante del Gobierno kirguís en Batken, Omurbek Suvanalíev, señaló al medio 24.kg que la situación está estabilizándose, aunque es demasiado pronto para hablar de normalización, dado que aun persiste la tensión.

El Ministerio de Salud de Kirguistán informó de al menos 31 personas fallecidas y 154 heridos en los choques, de los que 121 son civiles y 23 miembros de las fuerzas de seguridad.

Por parte de Tayikistán se ha informado de unos 10 muertos en los enfrentamientos, que se centran en las regiones de Leilek y Batken.

Según el Ministerio de Situaciones de Emergencia kirguís, más de 10.000 personas tuvieron que ser evacuadas de ambas regiones.

Los presidentes de los Comités de Estado para la Seguridad de Kirguistán y Tayikistán, Kamchybek Tashíev y Saimumin Yatimov, respectivamente, se reunieron hoy en territorio neutral.

"Esta noche habremos resuelto esta situación", dijo Tashiev al medio kirguís Turmush, al explicar que las tropas de Kirguistán regresarán a Batken y Tayikistán alejará las suyas también de la frontera.

Opinó que hay que volver al proceso de negociación de hace dos años, y explicó que Kirguistán no tiene como objetivo "arrebatarle (a Tayikistán) ni un solo metro de su territorio, pero al mismo tiempo no cederemos ni un solo metro del nuestro".

Según AKIpress, se trata del conflicto más mortífero en la historia moderna de los dos países, con uso de armamento pesado y helicópteros. Las tensiones llevan latentes 60 años.

Los recurrentes conflictos en la zona obedecen a que de los 972 kilómetros de frontera que comparten estas dos antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central han sido demarcados solo unos 519.

El conflicto entre las dos repúblicas asiáticas estalló el pasado día 28 en el punto de distribución de aguas Golovnói, en la localidad de Kok-Tash, en la región de Batken.

De acuerdo con Kirguistán, la población local exigió que fueran retiradas unas cámaras de videovigilancia instaladas por la parte tayika y la situación degeneró en un enfrentamiento a pedradas.

Kirguistán insiste en que esta estratégica instalación se encuentra en su territorio, mientras que Tayikistán asegura que le pertenece totalmente de acuerdo con mapas de los años 1924-1927 y 1989.

Al día siguiente, Biskek denunció que la guardia fronteriza tayika había atacado cinco puestos de control, mientras que Dusambé echó la culpa a los agentes de seguridad kirguises.

El Ministerio de Defensa de Rusia consideró este viernes que no hay motivos para pensar que pueda haber un conflicto militar grave entre ambas naciones, según la agencia rusa Interfax.

En las últimas horas, el presidente de Uzbekistán (país que comparte frontera con Kirguistán y Tayikistán), Shavkat Mirziyóyev, se implicó en el conflicto con llamamientos a ambos líderes para calmar la situación.

También la Unión Europea (UE) se implicó en los intensos contactos diplomáticos para rebajar las tensiones, según el portavoz comunitario de Exteriores, Peter Stano.