El impacto en la oposición del informe de Bachelet sobre Venezuela: ¿Influirá en cómo se rearticula?

El PPD, PS y PR trabajan desde octubre pasado en articular un acuerdo programático de cara a las elecciones municipales del próximo año. Las críticas del PC al documento elaborado por la ex Presidenta vuelve a tensionar el precario equilibrio del ex bloque.

09 de Julio de 2019 | 09:31 | Por Consuelo Ferrer, Emol
El Mercurio
SANTIAGO.- Las aguas están picadas en los mares de la ex Nueva Mayoría. Allí —donde conviven con intervalos de calma y agitación el PC, PPD, PS, PR y la DC— entró en escena un factor que reacomodó las piezas, y que se relaciona directamente con la figura más importante del otrora bloque: la ex Presidenta Michelle Bachelet, y el informe sobre la situación venezolana que presentó como Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

El documento, que constató la existencia de violaciones a los Derechos Humanos, era esperado por sus detractores y logró llevarse el reconocimiento de muchos, incluso en el oficialismo. Desde la UDI, lo consideraron "muy importante en el sentido político", pero los conflictos comenzaron cuando un único sector presentó sus reparos: el Partido Comunista.

Hablando de una "falta de imparcialidad" en el informe, el PC pidió que se aclararan "incongruencias, contradicciones, presunciones infundadas y generalizaciones", y criticó que "no se exprese ninguna condena a los intentos de golpes de Estado y a las amenazas permanentes de intervención militar en Venezuela".

Las declaraciones no cayeron bien en la oposición, que recorre hace meses un camino para lograr algún tipo de acuerdo de cara a las elecciones municipales y de gobernadores que se aproximan. Los líderes del PS, PPD y PR se mostraron contrariados por la postura expresada por el PC y la calificaron como "indefendible".

A casi un año de que los partidos vuelvan a enfrentarse en las urnas y sin que se vislumbre una fórmula de unión en el horizonte todavía, la oposición recibe con incomodidad un informe que viene a plantearle nuevas interrogantes: ¿Quiénes podrían conformar un nuevo bloque de centroizquierda en un clima de convivencia pacífica?

La construcción de una coalición


Fue en octubre de 2018 cuando Álvaro Elizalde (PS), Heraldo Muñoz (PPD) y Carlos Maldonado (PR) se reunieron para conformar un conglomerado entre los tres partidos que encabezan. Lo llamaron Convergencia Progresista y el objetivo, se dijo, fue el de comenzar a elaborar un programa de Gobierno y trabajar en hacer alianzas electorales.

Desde entonces, se han reunido con líderes de la DC, pero también con quienes están a la cabeza del PC, el PRO y la Federación Regionalista Verde. "Tenemos que ver si tenemos la capacidad de ponernos de acuerdo en construir grandes coaliciones. Hay que trabajar unidos, sin exclusiones, en una propuesta programática común", dijo Elizalde en la Fiesta de Los Abrazos del PC en enero.

"Para una propuesta político-estratégica para dirigir a Chile y tratar de regular la confianza ciudadana, evidentemente hay partidos con los que tenemos una mayor trayectoria conjunta y convergencia, y esos son los partidos con los que fuimos parte en su momento de la Concertación"

Carlos Maldonado
Es la misma frase que repitió este lunes, un día después de haberse desmarcado de las declaraciones del PC: "Sin exclusiones". "No vamos a excluir a nadie", aseguró en EmolTV, pese a que mantuvo su crítica al PC. "Creemos que la lógica de los vetos y las exclusiones no contribuyen a resolver la necesidad de construir una mayoría comprometida", añadió.

"Tenemos una diferencia con el PC porque creemos que efectivamente el informe de Michelle Bachelet es un muy buen informe: es un informe ecuánime, categórico respecto a sus conclusiones, y da cuenta del rol que tiene que cumplir el Alto Comisionado de ONU, que es defender los DD.HH., no importando la línea ideológica del gobierno respectivo", dijo.

El senador respondió una pregunta directa: ¿Cree que se pueda reeditar un acuerdo como la Nueva Mayoría, que integre en un mismo sector al PC y a la DC? ¿O que es más factible retornar a la fórmula de la Concertación, sin el PC?. "Plantear una solución funcional al pasado no da cuenta de cómo ha cambiado Chile", contestó.

Nuevo bloque vs. acuerdos programátcos


Dentro de Convergencia Progresista hubo juicios más duros. Fue el caso de Heraldo Muñoz, quien aseguró que le parece "indefendible" que el PC "cuestione la evidencia maciza" del informe. "Hasta el propio Partido Comunista de Venezuela ha ido distanciándose de Maduro, pero el PC de Chile sigue dándole apoyo incondicional", aseguró.

Desde el Partido Radical, también hay una crítica. "La adhesión a los valores democráticos y a la vigencia universal de los DD.HH. es un elemento fundamental y uno de los pilares de la convergencia futura que tiene que darse en términos de coalición", explica a Emol su presidente, Carlos Maldonado. "La relativización de esos valores aludiendo a circunstancias políticas, económicas o de cualquier otro tipo es algo que nosotros nunca hemos practicado ni aceptado".

Eso, asegura, "es un elemento que debe estar en la esencia de las visiones de los partidos con los cuales construyamos una propuesta de futuro". "Primera vez en décadas que no estamos en coalición. Tenemos que acordar cuál va a ser la nueva coalición y mientras más claros y coherentes seamos en la defensa de nuestros principios y en la conexión con la ciudadanía, mejor vamos a avanzar en esa construcción", añade.

La voluntad de construir una nueva propuesta, asegura, existe. "Ahora... ¿con qué partidos?", se pregunta. "Creo que hay que distinguir. Para una propuesta político-estratégica para dirigir a Chile y tratar de recuperar la confianza ciudadana, evidentemente hay partidos con los que tenemos una mayor trayectoria conjunta, una mayor convergencia en cuanto a los principios que defendemos, y esos son los partidos con los que fuimos parte en su momento de la Concertación", dice.

"Otro tipo de acuerdos sobre puntos programáticos específicos o algún tipo de acuerdo electoral sí puede ser más amplio, sobre todo para evitar que los cargos unipersonales perdamos competitividad frente a la derecha. Pero eso es otra dimensión", complementa.

El PC y el PS en posiciones incómodas


La declaración del PC es, para los analistas, un factor que puede haber cambiado el precario equilibrio en que convivían los partidos. "Esta jugada del PC lo margina de cualquier acuerdo político-programático con otras fuerzas de la oposición que crean sin ninguna clase de reservas en un régimen democrático", opina el director del Centro de Análisis Político de la U. de Talca, Mauricio Morales.

"El resto de los partido de oposición ha refrendado el informe de Bachelet, subrayando que refleja lo que realmente sucede en Venezuela, por lo tanto el PC está quedando aislado incluso de la izquierda más recalcitrante", asegura Morales. A su juicio, esto genera un problema doble: dificulta un posible acuerdo programático y "daña la relación con su vecino más cercano, el Frente Amplio".

"Tanto el PS por el eventual vínculo con el narco, como el PC por sus críticas al informe de Bachelet, están marginados de un acuerdo inmediato con otras fuerzas de oposición"

Mauricio Morales
Pero Morales añade otro elemento de análisis: el lugar en el que se encuentra hoy el PS, luego de su más polémica elección interna y en medio de acusaciones de presuntos vínculos con el narcotráfico. "Fue el propio Elizalde quien decidió marginar a la DC de un acuerdo parlamentario para los comicios de 2017, pero ahora que ve su partido ligado a la narcopolítica, entonces llama a la unidad", señala.

"Elizalde sabe que partidos como la DC o el PR miran con recelo asociarse en un gran pacto junto al PS, precisamente porque serán sindicados como socios de un partido ligado al narco", comenta. Con respecto a este punto, el presidente de los radicales asegura que la "narcopolítica" es "una amenaza para todo el sistema político", pero que asume que el PS "va a tomar todas las medidas necesarias para ponerle un freno claro y tajante a ese riesgo".

Para el académico, el escenario es claro: "Primero, la DC dio por cerrado cualquier acuerdo político-programático formal con el PC, por lo que es imposible que formen parte de una mismo coalición", afirma. La DC, asegura, terminará por organizar "una nueva coalición de centro". "La duda es si incorporará o no al PS", plantea.

"Tanto el PS por el eventual vínculo con el narco, como el PC por sus críticas al informe de Bachelet, están marginados de un acuerdo inmediato con otras fuerzas de oposición", asegura Morales, categórico. También advierte una última consecuencia: "Baja este escenario, puede que el Frente Amplio también comience a dudar de un pacto con el PC", concluye.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores