El efecto en Evópoli de tener cuatro figuras en la primera línea del Gobierno en medio de la crisis social

El partido cuenta con los ministros del Interior, Gonzalo Blumel y de Hacienda, Ignacio Briones, en el comité político, a la vez que lograron mantener a la titular de Transportes, Gloria Hutt. Mientras que la subsecretaria de DD.HH., Lorena Recabarren, también ha tenido un rol en los últimos días.

08 de Diciembre de 2019 | 08:20 | Por María Cristina Romero, Emol

Los ministros del Interior, Gonzalo Blumel y de Hacienda, Ignacio Briones.

Agencia UNO/ Archivo.
SANTIAGO.- La llegada del ministro Gonzalo Blumel a Interior, fue una de las grandes sorpresas del cambio de gabinete realizado por el Presidente Sebastián Piñera el pasado 28 de octubre, a pocos días de que estallara la crisis social. Hasta ese momento, el secretario de Estado estaba a cargo de la Segpres y si bien ya era parte del círculo más cercano al Mandatario, dio un salto para reemplazar a Andrés Chadwick.

Pero no fue la única novedad, la salida de Felipe Larraín del Ministerio de Hacienda significó el nombramiento de Ignacio Briones en el puesto. El economista, al igual que Blumel, es militante de Evópoli, quedando así el partido, -visto como el tercero en tamaño al interior de Chile Vamos-, con dos ministros en el comité político.


Cambio en los equilibrios que fue resentido por la UDI y más por RN, dado que esta última colectividad no tiene un militante en el comité, pese a que la vocera de Gobierno, Karla Rubilar, es cercana a la tienda. Con ambas designaciones, la colectividad sumó en total tres ministros en el gabinete, pues pese a todos los pronósticos lograron mantener a la titular de Transportes, Gloria Hutt.

Esto pues si bien la crisis comenzó con el alza de la tarifa de Metro, finalmente el ajuste ministerial no tocó su cartera. Permanencia que defendieron en el partido, argumentando que ella fue una de las primeras en advertir la complejidad del incremento e incluso pidió mayores recursos a Hacienda para evitar aquello.

Los hombres fuerte del comité político


Pero más allá de los triunfalismos, Evópoli se mostró cauto con la decisión presidencial y su timonel, Hernán Larraín Matte, se limitó en ese momento a expresar que "yo espero que todos los partidos e independientes que son parte de la coalición colaboren en lo que estamos viviendo".

Es que estar en la primera línea del Gobierno tiene sus costos, según reconocen al interior del partido, el tener además a sus figuras en dos de las carteras más importante de La Moneda también implica que la tienda deba limitarse al expresar sus diferencias sobre ciertas medidas y más bien tenga que concentrarse en apoyar las propuestas que lideran sus ministros. Sobre todo cuando sus socios de coalición los critican.


Por ejemplo, RN fue bastante crítico con el titular de Hacienda cuando planteó ideas respecto a la gradualidad con que se buscaban aumentar las pensiones. Mientras que la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, llamó a Blumel a que "se concentre en ser solo ministro del Interior y deje en manos de Felipe Ward la Segpres", esto pues en el gremialismo consideran que el jefe de gabinete no ha podido desligarse aún de su rol anterior.

Por ahora, la dupla Blumel- Briones ha sido bien evaluada desde La Moneda, donde aseguran que son las personas adecuadas para enfrentar el momento político y social que el país está viviendo. Con ello, creen que es poco relevante que sean de Evópoli o no (partido que es considerado más liberal en Chile Vamos) y dicen que la lectura hecha por el Mandatario al momento de nombrarlos, apuntó más bien a que se trataba de las mejores personas para tales cargos.

A la fecha, los secretarios de Estado han cosechado algunas victorias, en el caso de Blumel estuvo a cargo de las gestiones del Ejecutivo que derivaron a mediados de noviembre en un acuerdo suscrito por todos los partidos políticos para avanzar en una nueva Constitución. A la vez que esta semana ha podido avanzar en la agenda de seguridad con el proyecto de ley que tipifica el delito de saqueos y barricadas durante las manifestaciones.

Por su parte, Briones logró cerrar un acuerdo con la oposición por la reforma tributaria y más tarde consiguió, pese a la crisis, despachar del Congreso el Presupuesto para el 2020. A lo que se sumó el proyecto que aumenta las pensiones básicas solidarias.

Las otras caras


En ese contexto, los ministros se han caracterizado por mostrar una disposición al diálogo y buscar acuerdos con distintos actores, incluso con la oposición. En términos de aprobación, la última encuesta Cadem del pasado lunes, arrojó un 41% y un 40% de aprobación para Briones y Blumel, respectivamente, a diferencia de Hutt, quien solo logró un 21% de respaldo.


Cifras que en lo que respecta a la titular de Transportes, están muy por debajo de los niveles de aprobación que solía tener antes de la crisis y donde se ubicaba como una de las mejores evaluadas. Así, en septiembre pasado el sondeo la mostró con un 62% de aprobación.

Pero tras el estallido social y las dificultades que debió enfrentar el alza de las tarifas del Metro, Hutt ha pasado a tener mucho menos visibilidad pública en las últimas semanas.

Otra figura de Evópoli que ha tenido que asumir un rol durante la crisis, es la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, en quien ha recaído la vocería del Gobierno sobre los informes emitidos por organismos en materia de DD.HH..

Fue ella la encargada de rebatir las conclusiones emanadas del reporte publicado por Amnistía Internacional, el que dio cuenta de una "gravísima crisis de Derechos Humanos", siendo rechazado categóricamente por La Moneda, acusando que "incluye aseveraciones irresponsables".

En esa ocasión, Recabarren indicó que el organismo no les solicitó información para hacer su informe, lo cual fue más tarde descartado por Aministía Internacional, desde donde informaron que sí solicitaron una reunión con el Mandatario. Lo que más tarde fue explicado por el Gobierno, señalando que fue una cita pedida con poca anticipación.

Dicho rol fuer tomado nuevamente por Recabarren, luego de que se diera a conocer el informe de Human Rights Watch en el que se advierte sobre "graves violaciones de los DD.HH." por parte de Carabineros y el cual a diferencia del anterior, afirmó que les causaba "dolor y preocupación", instruyendo de paso a Carabineros a efectuar cambios.

Sus intervenciones fueron evaluadas de manera negativa por la oposición y frente a lo cual desde el Frente Amplio presentaron un requerimiento esta semana ante la Contraloría solicitando que se pronuncie por un supuesto actuar negligente de la Subsecretaría de Derechos Humanos en las manifestaciones.

El papel que han desempañado los ministros Blumel, Briones y Hutt, así como la subsecretaria Recabarren, son mirados con atención por Evópoli, desde donde entienden que al ser una colectividad aún pequeña, todas sus figuras siempre están dispuestas a colaborar en sus desafíos. Y aunque recalcan que hoy no es tiempo para pensar en candidaturas, están conscientes de que en su minuto la competencia electoral será un tema a discutir, así como el futuro de sus autoridades, a las cuales la crisis podría jugar a favor o en contra.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores