Beber alcohol en los primeros meses de embarazo no influye en prematuros

17 de Septiembre de 2013 | 09:06 | Por Anne Harding, Reuters
NUEVA YORK. - Un estudio sugiere que las mujeres que consumen alcohol en los primeros meses del embarazo, aún si se trata de ingestas elevadas, no sufrirían un mayor riesgo de tener un bebé prematuro. Pero aún se desconoce cuánto alcohol sería seguro en ese período.

"El estudio no evaluó la relación entre el consumo de alcohol en el embarazo y los efectos neurocognitivos en los niños expuestos al alcohol en el vientre materno", aclara el equipo del doctor Fergus P. McCarthy, de University College Cork.

"Ese sigue siendo uno de los principales motivos por los que las mujeres deben evitar el alcohol durante el embarazo", agregó. En la revista Obstetrics & Gynecology, el equipo publica que hasta la mitad de las embarazadas bebe alcohol durante la gestación, "a pesar de que los grupos de expertos recomiendan evitarlo".

Mientras que el Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología insta a los médicos a transmitir esa recomendación, el Colegio Real de Obstetricia de Reino Unido asegura que no existe evidencia de que el consumo de una o dos copas de alcohol una o dos veces por semana conlleve riesgos.

Las pruebas disponibles son contradictorias, pero una revisión reciente de la literatura médica identificó un aumento del riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer y prematuro en las mujeres que bebían más de 1,25 copas por día.

El equipo de McCarthy analizó los resultados gestacionales de 5.628 embarazadas de Irlanda, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda entrevistadas en la semana 15 de gestación del primer hijo.

El 20 por ciento bebía ocasionalmente (una o dos copas por semana), el 25 por ciento bebía algo de alcohol (entre tres y siete copas por semana), el 11 por ciento lo hacía moderadamente (entre ocho y 14 copas por semana) y el 5 por ciento lo hacía exageradamente (más de 14 copas por semana).

Un tercio dijo que se había excedido con el alcohol (por lo menos seis copas en una sola vez) durante los tres meses previos al embarazo; el 23 por ciento se había sobrepasado durante las 15 primeras semanas de gestación.

El equipo no halló asociación alguna entre el consumo de alcohol o la ingesta excesiva y la prematuridad o el bajo peso al nacer. Por ejemplo: beber alcohol en abundancia antes de quedar embarazada o durante el primer trimestre no estuvo relacionado con una mayor probabilidad de tener un parto prematuro espontáneo (ORa=0,78; IC 95 por ciento 0,33-1,80; y ORa=0,90; IC 95 por ciento 0,70-1,16, respectivamente).

El 60 por ciento de las participantes había bebido durante el embarazo y el 20 por ciento se había excedido, mucho más que lo publicado en estudios de Estados Unidos, donde un 12 por ciento de las mujeres bebe alcohol durante el embarazo y un 2 por ciento lo hace en exceso.

"Esto revelaría diferencias en los patrones de consumo de alcohol de las mujeres jóvenes y las distintas recomendaciones en los países", escribe el equipo. Los autores insisten también en que se desconoce si beber es seguro en algún momento del embarazo.

Además, la mayoría de los niños con síndrome alcohólico fetal (SAF), el efecto más grave de la exposición prenatal al alcohol, no nacen prematuramente ni son pequeños para la edad gestacional, según recordó la doctora Susan Astley, directora de la Red de Diagnóstico y Prevención del SAF del Estado de Washington, Seattle.

Los efectos evaluados en el nuevo estudio "son medidas muy poco sensibles de los efectos adversos fetales de la exposición prenatal al alcohol", dijo Astley.

"La gran mayoría de los bebés que nacen con los resultados más graves de esa exposición (SAF y SAF parcial) no eran pequeños para la edad gestacional, no habían nacido prematuramente ni su gestación se había complicado con la preclampsia, a pesar de la elevada exposición intrauterina al alcohol", agregó.

La doctora Sarah Lewis, de la Universidad de Bristol, Reino Unido, coincidió con Astley. "El estudio no proporciona pruebas convincentes de que el alcohol tenga un efecto dañino en los resultados evaluados, pero existen varios problemas metodológicos graves en éste y otros estudios observacionales, lo que significa que esos efectos podrían haberse pasado por alto", dijo por correo electrónico.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores