EMOLTV

Renzo Rosso, dueño de Diesel: Una historia de libertad, rebelión e incomprensión

Este empresario de la moda repasó su vida durante la Semana de la Moda de Milán, donde varias de las marcas de su grupo OBT desfilaron.

20 de Junio de 2016 | 15:56 | AFP
MILÁN.- El italiano Renzo Rosso, que revolucionó el mundo de los jeans al frente de la marca Diesel, se convirtió esta semana en el rey de la moda en Milán con sus prendas libres e inconformistas. "Toda mi vida ha sido increíble, llena de eventos locos y decisiones asombrosas", confesó en una entrevista durante la semana de la moda milanesa, donde varias marcas de su grupo OTB ("Solo el valiente") desfilaron.

La vida de Rosso es una historia de triunfos a la italiana. Hijo de modestos agricultores de la zona de Padua (al norte), creó a los 15 años sus primeros jeans con la máquina de coser de su madre. Y sus amigos, entusiasmados al ver los resultados, le pidieron que los repitiera: pantalones con cintura baja y de botas anchas.

"Estábamos en plenos años 70, el movimiento hippy reinaba, los jóvenes teníamos el pelo largo, fumaban marihuana, escuchaban a los Rolling Stones y Led Zeppelin", recuerda Rosso (cuyos rizos ahora son algo grises) de esa época en que los jeans eran sinónimo de "libertad, de rebelión", tal como explicó.

En 1975, después de una temporada en la Universidad de Venecia, donde estudió economía, se unió a Moltex, un fabricante de pantalones, como responsable de la producción. Y a pesar de que los resultados no eran tan buenos, su jefe, Adriano Goldschmied, le ofreció una segunda oportunidad al pagarle según los logros obtenidos.

De este modo empezó a ganar diez veces más que antes. Y tres años más tarde, con su mentor, lanzó Diesel, la marca que controla completamente desde el año 1985, y con la que ofreció en un comienzo ropa "vintage" como un nuevo estilo, pero a precio alto; e impuso los jeans rotos y envejecidos. Un producto inusual, irreverente, fiel al espíritu de su propietario.

En el 2000, Rosso adquirió la marca italiana Mayor Internacional, que produce y distribuye Vivienne Westwood, Dsquared2 y la línea de hombre de Marc Jacobs. Dos años después se convirtió en accionista mayoritario de Maison Margiela, y en 2009, de Viktor&Rolf. A esto se le suma que en 2013, incluyera la firma Marni en su cartera.

Todas esas marcas se agrupan en el holding OTB, que emplea a 7.500 personas, y que solo en 2015 alcanzaron los 1.600 millones de euros.

Adelantado a su tiempo, visionario y padre



A los 60 años, al recorrer su vida, Renzo Rosso confiesa que ha disfrutado mucho, pero también que ha sufrido, "porque cuando se es pionero y se realizan cosas diferentes y antes de las otras personas, hay que combatir contra la incomprensión", dice.

"Poco a poco he ganado el respeto de los otros", sostiene, sostiene este hombre cuyos 10 años de vida más recientes aparecerán en un libro llamado "Radical Renaissance 55+5", donde probablemente aparecerá su decisión de nombrar como director artístico de la Maison Margiela a John Galliano, en 2014, caído en desgracia después de pronunciar declaraciones antisemitas. "Lo que crea es increíble, es uno de los mayores talentos de la moda", recalca.

Para relanzar la marca Diesel, que parece haber perdido velocidad, contrató a Nicola Formichetti, estilista de Lady Gaga y creador del famoso vestido realizado con carne.

Aficionado del fútbol y las fiestas, Rosso lleva tatuadas sus iniciales en letras góticas en dos dedos y dedica parte de su patrimonio a cultivos orgánicos, en la Granja Diesel, que produce vino y aceite de oliva en Molvena, Veneto, además de ser accionista de la empresa de productos biológicos Naturasi.

"Esta es un área en la que quiero invertir más", confiesa el multimillonario, padre de siete hijos, quien puso en marcha también una fundación que apoya proyectos sociales y humanitarios en Italia y África.