EMOLTV

La llama chilena se apaga en Presov

Nicolás Massú y Fernando González no fueron capaces de superar a los eslovacos Dominik Hrbaty y Jan Kroslak y entregaron un punto decisivo en el match que ambos países libran en Presov por alcanzar un cupo en el Grupo Mundial de la Copa Davis. Luego de tres horas y ocho minutos de lucha, la pareja local se impuso por 6-3, 7-6(4), 4-6 y 6-3. Este domingo, Ríos jugará la última carta chilena ante Hrbaty y si triunfa, toda la responsabilidad recaerá en Nicolás Massú.

22 de Septiembre de 2001 | 12:03 | emol.com
PRESOV.- Eslovaquia se colocó 2-1 arriba en el match de Copa Davis por el repechaje del Grupo Mundial contra Chile luego que la pareja integrada por Dominik Hrbaty y Jan Kroslak venciera en cuatro sets al binomio compuesto por Nicolás Massú y Fernando González.

Luego de tres horas y ocho minutos de juego, Hrbaty-Kroslak se impuso por 6-3, 7-6(4), 4-6 y 6-3, dándole a su país el segundo punto del match y endosándole toda la responsabilidad al chileno Marcelo Ríos en su enfrentamiento de este domingo frente a Hrbaty para mantener viva la ilusión del tenis de su país.

Si se tuviera que resumir el partido desarrollado este sábado en Presov y buscar el elemento que hizo la diferencia dentro de la cancha -afuera lo fue el bullicioso público eslovaco-, ese no sería otro que Dominik Hrbaty.

El mejor jugador rankeado del duelo entre eslovacos y chilenos dominó todas las facetas del juego: sirvió bien, contestó mejor, cometió muy pocos errores no forzados y apoyó a su compañero en los momentos difíciles, pero lo mejor que hizo fue leer el partido. Siempre supo cómo responder los envíos de Massú y especialmente de González.

Es que el chileno estuvo lento de reacción y pese a que lideró el ítem de los aces, casi siempre sus rivales lo pillaron a medio camino cuando se disponía a cubrir el campo en la red. Además, falló pelotas fáciles.

Chile no aprovecha las oportunidades
Pese al dominio casi sin contrapeso de la dupla local, Massú y González tuvieron un par de oportunidades, con puntos de quiebres a favor en el cuarto set. Era la chance de igualar el marcador, a esa hora desequilibrado por el juego de Hrbaty y la regular compañía de Kroslak, pero los chilenos se desconcentraron, perdieron bolas servidas en bandeja y terminaron por entregarse.

El futuro del match está dado ahora por lo que pueda hacer Marcelo Ríos ante el solidísimo Dominik Hrbaty. La ilusión de los chilenos se apaga, pero si Ríos se impone, toda la responsabilidad recaerá en Nicolás Massú, que a segunda hora deberá enfrentar, casi con toda seguridad, a Jan Kroslak.