EMOLTV

Carrera presidencial en EE.UU. podría afectar a los mercados

Pese a las señales de que el mercado laboral sigue débil, la mayoría de los indicadores apunta a una economía en franca recuperación, lo que ha llevado a muchos observadores del mercado a creer que será difícil que Bush sea derrotado en noviembre.

18 de Enero de 2004 | 10:56 | Reuters
NUEVA YORK.- Al acercarse las elecciones presidenciales en Estados Unidos, muchos inversores ya apostaron a que el presidente George W. Bush ganará la reelección, pero una carrera cerrada o un cambio de opinión favorable a los demócratas podría golpear al mercado de valores, advirtieron analistas.

Pese a las señales de que el mercado laboral sigue débil, la mayoría de los indicadores apunta a una economía en franca recuperación, lo que ha llevado a muchos observadores del mercado a creer que será difícil que Bush sea derrotado en noviembre.

La mayoría de las encuestas muestra a Bush con una cómoda ventaja sobre cada uno de sus potenciales rivales demócratas, aunque el ex gobernador de Vermont, Howard Dean, ha estado gananco terreno recientemente.

"Los mercados financieros han dado por hecho que Bush ganará otro mandato y que el Congreso también permanecerá firmemente en manos republicanas", dijo Kathy Bostjancic, economista de Merrill Lynch, haciéndose eco de un tema común en Wall Street.

"Pero el elemento clave que falta son los empleos, algo que está muy cerca del corazón de los votantes", agregó Bostjancic. "Si por alguna razón no vemos un aumento medible en el empleo, eso podría cambiar el resultado esperado".

La semana pasada, el Departamento del Trabajo mostró que la creación de empleos virtualmente se paralizó en diciembre. La economía estadounidense creó sólo 1.000 puestos de trabajo, muy por debajo de los pronósticos, apuntando a lo que podría ser un punto débil para Bush.

Wall Street siempre prefiere la certidumbre y la mayoría de los inversores ve con agrado la perspectiva de una victoria de Bush, aún si es sólo para mantener el status quo.

"Cualquier cosa que pudiera aumentar la probabilidad de un cambio en la Casa Blanca, no sería buena para las acciones en el corto plazo", dijo Anthony Chan, economista jefe de Banc One Investment Advisors Corp. en Columbus, Ohio. "Si la contienda se calienta y se ve cerrada, el mercado de valores se pondría nervioso y no tendría un muy buen desempeño en el corto plazo".

Preocupaciones Fiscales

Una gran razón por la que Wall Street está nervioso por un posible cambio en la Casa Blanca es porque un presidente demócrata probablemente daría marcha atrás a algunos de los grandes recortes de impuestos a los ingresos individuales, los dividendos de las empresas y las ganancias de capital.

Los recortes de impuestos de Bush, que totalizan unos 1,7 billones de dólares en el transcurso de 10 años, contribuyeron a llevar el déficit presupuestal a un récord de 374.200 millones de dólares en el último año fiscal.

Dean ha dicho que eliminaría todos los recortes de impuestos de Bush para pagar los programas sociales y de cuidado de la salud, mientras otros candidatos demócratas han dicho que eliminarían sólo los recortes para los más ricos.

"No hay muchos inversores indiferentes a las implicaciones fiscales y regulatorias de una victoria de Dean", dijo Tom Gallagher, economista político de International Strategy & Investment, una firma que se dedica a la investigación económica.

Los mercados de valores han tenido buenos desempeños tanto bajo presidentes demócratas como bajo republicanos, así que la elección no debería tener un impacto en el desempeño del mercado, dijo Gallagher.

Sin embargo, "la elección será vista sobre todo a través del prisma de los impuestos, específicamente sobre el tratamiento fiscal de los dividendos y las ganancias de capital", pronosticó Gallagher. "Mientras más alta sea la probabilidad de una victoria de Dean, mayor será el impacto negativo para las acciones".

¿Más ganancias en el 2004?

Si la historia sirve de guía, el alza de las acciones durante el año pasado probablemente extenderá sus ganancias al 2004, el cuarto año del mandato presidencial.

Los años electorales usualmente han sido años de ganancias, porque los presidentes en el poder tratan de estimular la economía a fin de que los votantes los mantengan en la Casa Blanca, según el Almanaque del Operador de Acciones, que da seguimiento al llamado ciclo presidencial del mercado de valores.

El tercer año de un mandato presidencial es usualmente el mejor para las acciones, seguido por el cuarto, que usualmente produce retornos promedio en las inversiones.

Desde 1945, el índice Standard & Poor’s 500 ha ganado alrededor de 9 por ciento en el cuarto año de un mandato presidencial, por debajo del 18 por ciento del tercer año pero por encima de los rendimientos de los dos primeros años del mandato.