EMOLTV

Comisión de la UE aprueba fusión de KLM y Air France

Con esta decisión, Bruselas da luz verde a la mayor fusión de aerolíneas europeas, y Air France-KLM pasará a ser, en términos de facturación, la mayor compañía aérea mundial.

11 de Febrero de 2004 | 16:28 | DPA
BRUSELAS/PARÍS.- La Comisión de la Unión Europea (UE) aprobó hoy la fusión entre las compañías de bandera holandesa, KLM, y francesa, Air France, tras llevar a cabo durante dos meses una evaluación de las condiciones de competencia.

Para que fuera posible el visto bueno del Ejecutivo comunitario, ambas empresas tuvieron que renunciar en favor de la competencia a 94 derechos de despegue y aterrizaje en diversas rutas, especialmente entre París y Amsterdam y entre Europa y Estados Unidos, explicó la Comisión.

Por su parte, el Departamento de Justicia de Estados Unidos también aprobó hoy esta fusión. Así lo aseguró, por teleconferencia, el jefe de Air France, que agregó que el Gobierno francés sumó a la de Bruselas y Washington su
satisfacción por la vía libre al consorcio.

Con la decisión que anunció hoy, Bruselas da luz verde a la mayor fusión de aerolíneas europeas, y Air France-KLM pasará a ser, en términos de facturación, la mayor compañía aérea mundial. En términos de vuelos, será la tercera, tras las estadounidenses American Airlines y Delta Air Lines.

El comisario europeo de la Competencia, Mario Monti, explicó que la consolidación de la aviación europea, que se espera desde hace tiempo, debe cumplir las normas de la UE en materia de competencia. "La fusión de Air France y KLM ofrecerá a los pasajeros una mayor elección de destinos, sin que tengan que pagar más por las rutas en las que ambos socios son más fuertes", apuntó.

Los gobiernos de La Haya y París han prometido además derecho de paso a vuelos procedentes de países fuera de la UE que quieran hacer escala en Amsterdam o en la capital francesa.

Air France y KLM pretenden constituir un holding con dos empresas. Además, ambas acordaron cooperar más estrechamente con la italiana Alitalia, aunque la evaluación de esta alianza todavía no ha recibido el visto bueno definitivo de Bruselas. La Comisión de la UE exige más concesiones, además de la renuncia a aterrizajes y despegues en París y Milán que ofrecen las compañías.

Al contrario que una fusión, una alianza no implica ningún vínculo en el capital de dos empresas.