Gobierno ruso ordenó el embargo de los bienes de la petrolera Yukos

La compañía es la más grande del país y está en el ojo del huracán desde la detención el 25 de octubre pasado de su entonces presidente, Mijail Jodorkovski, acusado por la Fiscalía General de Rusia de fraude, evasión fiscal y falsificación de documentos.

17 de Abril de 2004 | 10:35 | EFE
MOSCÚ.- El Estado ruso embargó hoy los bienes de la compañía Yukos, un nuevo golpe en la guerra que el Kremlin libra desde hace casi medio año contra la mayor petrolera de Rusia.

La decisión del Ministerio de Impuestos y Recaudaciones de Rusia se basa en las inspecciones fiscales de la documentación correspondiente a 2000, y le comunicó oficialmente una multa de más de 99.000 millones de rublos (más de 3.500 millones de dólares), que dependerá finalmente de la tardanza en el pago, entre otros factores, informó hoy la agencia rusa Interfax.

La multa castiga así la ’’evasión de impuestos por medio de empresas creadas en territorios rusos que conceden franquicias impositivas’’.

’’La decisión adoptada por la institución fiscal refleja las acciones premeditadas de la compañía petrolera Yukos, que trasegaba con petróleo y derivados de empresas creadas especialmente en ciudades y territorios de la Federación Rusa que ilegalmente conceden facilidades impositivas’’, explicó a la agencia Interfax un alto cargo del Ministerio de Impuestos.

La fuente comunicó que, ’’debido al retraso en el pago de impuestos, multas y comisiones’’, el Ministerio solicitó al Tribunal de Arbitraje la adopción de medidas de garantía del cobro.

En ese contexto, el Tribunal prohibió a todas las compañías de registro de propiedad la inscripción de cualquier tipo de operación con bienes o valores pertenecientes a Yukos, excepto sus productos básicos, como petróleo o derivados.

En particular, a la compañía petrolera le han prohibido transferir, vender o hipotecar sus propiedades, incluidas sus acciones.

Estas medidas, según la fuente, fueron dispuestas debido a ’’la falta en las cuentas bancarias de las cantidades de dinero necesarias para el pago de impuestos, así como para evitar la fuga de sus activos’’.

’’Es decir, que a partir de ahora Yukos no puede hacer nada con sus propiedades’’, aseveró.

Para el próximo 7 de mayo está convocada la reunión preliminar del juicio sobre el cobro de los impuestos, intereses y multas, establecidos como resultado de la última inspección.

Para finales del tercer trimestre de 2003, poco antes de comenzar el ataque estatal contra la compañía, los activos de Yukos ascendían a casi 250.000 millones de rublos (casi 9.000 millones de dólares), el 65 por ciento de los cuales correspondían a inversiones a largo plazo.

El portavoz de Yukos, Alexandr Shadrin, declaró a la prensa que el embargo de bienes supone ’’una garantía desmesurada del cumplimiento de las demanda del Ministerio’’, y adelantó que la compañía apelará al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Yukos está en el ojo del huracán desde la detención el 25 de octubre pasado de su entonces presidente, Mijail Jodorkovski, acusado por la Fiscalía General de Rusia de fraude, evasión fiscal y falsificación de documentos.

Tras el comienzo del acoso de la petrolera, los observadores locales barajaban dos posibles motivos: el ’’castigo’’ a Jodorkovski, y el propósito del Estado de apoderarse de la mayor petrolera y volver a monopolizar la exportación de hidrocarburos.

Poco antes de ser enviado a prisión en octubre pasado, Jodorkovski había anunciado su decisión de abandonar en un futuro próximo los negocios para dedicarse a la vida política.

Las ambiciones políticas del hombre más rico de Rusia, cuya fortuna personal se calcula entre los 6.000 y 15.000 millones de dólares y que financió las campañas de varios partidos de oposición en las elecciones parlamentarias de diciembre pasado, molestaron al Kremlin.

Desde entonces permanece en prisión preventiva, y ni su renuncia a la presidencia de la compañía, ni sus disculpas públicas por los ’’errores de los liberales’’ cometidos durante las reformas post soviéticas, lograron disipar los nubarrones cada vez más densos que se ciernen sobre Yukos.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores