Tifón impulsa demanda de que los países ricos respondan por el calentamiento global

Unos 130 países insisten en recibir indemnizaciones por "pérdidas y daños" producto de desastres naturales, en las conversaciones de Naciones Unidas sobre el clima, a lo que se oponen EE.UU. y la UE.

18 de Noviembre de 2013 | 13:06 | Bloomberg

Una vista de el desastre que provocó el tifón que afectó al centro de Filipinas, la semana pasada.

AFP

SANTIAGO.- El tifón que mató a miles de personas en las Filipinas dio nuevo impulso al debate sobre si las naciones ricas deben compensar a las pobres por las pérdidas relacionadas con el clima, propuesta a la que se resisten Estados Unidos y la Unión Europea.


Unos 130 países, entre los que se cuentan islas que podrían desaparecer si sube el nivel de los mares, insisten en recibir indemnizaciones como parte de un mecanismo de "pérdidas y daños" en las conversaciones de Naciones Unidas sobre el clima, que se desarrollan esta semana en Varsovia. Culpan a los países que se industrializaron hace 200 años por los daños ocasionados a la atmósfera.


"Muchos países de todo el mundo ya han sufrido pérdidas y daños por el impacto del cambio climático", dijo Yeb Sano, negociador principal de Filipinas cuya ciudad natal fue arrasada por la tormenta, en una entrevista en Varsovia. "Quisiéramos dejar en claro la diferencia entre ayuda humanitaria e indemnización por el cambio climático en el contexto de la responsabilidad histórica".


La ofensiva refleja la alarma por los estragos causados por los vientos de 314 kilómetros por hora y el enojo por el hecho de que los países ricos parecen estar diluyendo sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero. Por primera vez desde que la ONU inició sus conversaciones anuales sobre clima en 1992, países como Japón, Australia y Canadá están retrotrayendo medidas para atenuar las emisiones de los combustibles fósiles.


Para los países en desarrollo, los reclamos de indemnizaciones son resultado de que sus pares ricos no hayan reducido las emisiones con suficiente celeridad. Las pérdidas y los daños son un elemento central en las conversaciones en las que participan unos 190 países, que están trabajando en un tratado destinado a limitar la emisión en todos los países que podría ser adoptado en 2015 y puesto en vigencia en 2020.


Hace un año, todas las naciones acordaron crear un mecanismo para hacer frente a las pérdidas y los daños en la reunión de Varsovia. Para los países industriales como Estados Unidos y los que forman la Unión Europea, cualquier idea de que aquel se ocupe de fijar indemnizaciones es una línea roja.


¿Indemnización por qué?


"¿Indemnización por qué?" preguntó en una entrevista Jürgen Lefevre, subjefe de la delegación de la Comisión Europea. "Estamos convirtiendo unas conversaciones sobre un desafío futuro en un juego de acusaciones sobre quién es responsable de qué y cuándo".


La cuestión resultó demasiado espinosa para que pudieran resolverla la semana pasada los delegados de menor nivel. Les dejaron el tema a los ministros y otros funcionarios de alto rango que llegarán esta semana para abordar las decisiones políticas más difíciles. Entre ellos figuran el Enviado Especial de Cambio Climático de los Estados Unidos Todd Stern, la Comisaria de Cambio Climático de la UE Connie Hedegaard, el presidente de Tanzania Jakaya Kikwete y su par de Nauru, nación insular del Pacífico, Baron Divavesi Waqa.


Sano, el delegado filipino oriundo de Tacloban, comenzó un ayuno hace una semana hasta ver "avances significativos" en las conversaciones. Se le han sumado unos cien activistas ambientales presentes en la reunión de Varsovia. "Todavía estoy ayunando", dijo Sano. "Aquí no hemos visto ningún movimiento importante".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores