Crecimiento económico y mejor educación: La receta para derrotar la desigualdad en Chile

Diversos actores de la sociedad civil concuerdan en que estos elementos son fundamentales para disminuir la brecha de desigualdad, a lo que se suma una "reforma de las conciencias" que permita terminar con la segregación del país en todas las dimensiones.

01 de Febrero de 2015 | 07:04 | Por Lucy Aravena López, Emol.
Juan Eduardo López, El Mercurio (Archivo)

SANTIAGO.- Si bien los resultados de la última Encuesta Casen del 2013 revelaron una baja de la pobreza en Chile a unos 2,5 millones de personas, alcanzando su menor nivel en 25 años, también quedó al descubierto que no se han presentado avances en los niveles de desigualdad.

El estudio elevó las exigencias para catalogar el estado de pobreza. Así, la tasa de pobreza con la actual metodología se ubica en 14,4%, pero con la anterior llegaría a un más bajo 7,8%. Pese a ello, el Gobierno también informó que el coeficiente Gini -que mide la desigualdad- se mantuvo en 0,49, sin reflejar avances en los últimos años.

En tanto, la Cepal precisó que la pobreza por ingreso en Chile se redujo, pasando de 10,9% en 2011 a 7,8% en 2013. Sin embargo, la secretaria ejecutiva del organismo internacional, Alicia Bárcena, afirmó que "en materia de desigualdad, sin duda ahí es donde tenemos que poner la mira a un país como Chile".

Ante esto, Emol consultó a importantes actores de la sociedad civil cómo se podría afrontar el desafío que representa el alto nivel de desigualdad en Chile.

  • Pablo Walker, capellán general del Hogar de Cristo


    "En la última Casen reconocimos metodológicamente que la pobreza es un hecho "relacional": no es lo mismo ser pobre en el Chile de los años 40 que en el actual, donde ya están los recursos disponibles para un mayor nivel de reconocimiento de los derechos. Esta desigualdad se vive entonces como un secuestro: El más pobre secuestrado por la exclusión, el más rico, por el deber de mantener su situación de privilegio. Este abismo de mundos que no se conocen ni se quieren, servirá fácilmente de argumento a muchas formas de revancha y violencia: clasismo, corrupción, inseguridad ciudadana, narcocultura. La desigualdad por ingresos es un síntoma de otras fracturas más profundas. Representa cómo se manifiestan las relaciones sociales en el país. El impulsar reformas políticas y económicas es imprescindible y a la vez insuficiente si no se da una reforma de las conciencias. Necesitamos un cambio de mirada que nos permita encaminarnos hacia la creación de un país con un origen y un destino común".
  • Andrés Santa Cruz, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC)


    "El primer factor fundamental para disminuir la desigualdad y la pobreza en Chile es el crecimiento económico, que constituye el instrumento esencial para ir conquistando beneficios para las personas, como empleo, salud, vivienda; en definitiva, dignidad, mayor bienestar, mejor calidad de vida. Junto con el crecimiento –que es absolutamente necesario pero no suficiente-, la educación y la capacitación son los dos elementos que más ayudan a reducir los niveles de desigualdad. Por lo anterior, es fundamental abocarnos a una efectiva reforma educacional centrada en la calidad y cuyo principal enfoque debe estar en los primeros años de vida de los alumnos, los profesores y lo que ocurre en el aula. Sin embargo, los efectos de una verdadera reforma educacional no son inmediatos, por lo que la capacitación permite hoy a las personas acceder a mejores trabajos, incrementar su productividad, lograr aumentar su salario, y por ende, su nivel de vida".
  • Juan Andrés Camus, presidente de la Bolsa de Comercio de Santiago


    "Creo que lo más importante para combatir la desigualdad es mejorar la educación y no tengo ninguna duda al respecto. Lo único sobre lo que tengo una gran preocupación es que todo el debate en torno a la educación hasta ahora no ha ido por el camino de cómo mejorar la calidad de la educación, especialmente, en las etapas tempranas. Cómo vamos a invertir en la etapa pre-escolar, ese es el principal drama que tenemos hoy día y que no permite cerrar las brechas de desigualdad, porque efectivamente hay hoy en día una sociedad en Chile que es meritocrática y creo que tenemos que seguir luchando, para que lo sea aún más, pero para que esta meritocracia sea efectiva es muy importante que la educación temprana, pre-escolar, antes de que los niños lleguen al colegio sea de buena calidad y de eso no se está discutiendo y esa es mi preocupación. A eso es lo que hay que dedicarse y no ha resolver el problema de la gratuidad en la universidad, cosa que no comparto, porque creo que el que puede pagar, debe pagar".
  • Alberto Arenas, ministro de Hacienda


    "Cuando nos comparamos con la OCDE en el ranking de desigualdad, Chile efectivamente aparece encabezando ese ranking, por lo que la tenemos que enfrentar en todas las dimensiones, con la Reforma Tributaria, recaudando en forma progresiva, donde los que tienen más, van a aportar más; así también lo tenemos que hacer en protección social; en educación, aprobando los proyectos que apuntan a terminar con la segregación, el lucro, la discriminación y en ese sentido, avanzando en todas las dimensiones; con nuestras agendas de salud y de descentralización. Y esa tarea, es un
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores