Sharon ganó elecciones en Israel

Ariel Sharon, victorioso en las elecciones para primer ministro, pidió esta noche a los palestinos abandonar la violencia y arreglar pacíficamente sus diferencias con Israel, pero también prometió mantener el dominio israelí sobre la disputada Jerusalén.

06 de Febrero de 2001 | 17:27 | Agencias
TEL AVIV.- Ariel Sharon, victorioso en las elecciones para primer ministro, pidió esta noche a los palestinos abandonar la violencia y arreglar pacíficamente sus diferencias con Israel, pero también prometió mantener el dominio israelí sobre la disputada Jerusalén.

Sharon habló unas tres horas después de que las proyecciones de encuestas a la salida de urnas, difundidas por la televisión, le dieran una victoria por amplio margen sobre el primer ministro en ejercicio Ehud Barak.

"El estado de Israel ha entrado en un nuevo rumbo, un rumbo de seguridad y verdadera paz", dijo Sharon ante una multitud de seguidores en el centro de convenciones de Tel Aviv.

Inmediatamente después de proyectarse su victoria, Sharon recibió una llamada de Barak para felicitarlo y conceder la derrota, a lo que Sharon aprovechó para invitarle a unirse a su nuevo gobierno.

La extrema derecha y los partidos religiosos no forman mayoría en el dividido parlamento israelí, y Sharon necesita del apoyo laborista para formar un gobierno estable.

Sin embargo, Barak anunció esta misma noche que renunciará al cargo de líder del Partido Laborista, privando a Sharon de un socio negociador en el campo político. Se requerirá de semanas y posiblemente meses para que el laborismo elija a un nuevo jefe.

Hablando con voz entrecortada, Barak dijo en Jerusalén que llamó a Sharon y le felicitó por la victoria. "Los electores han hablado, y yo respeto esa decisión democrática", dijo Barak ante una multitud de varios centenares de simpatizantes.

"Mis amigos, hemos perdido la batalla, pero ganaremos la guerra", dijo el ex general. "Tenemos un solo derrotero, el único que conducirá a Israel a la paz y seguridad".

Refiriéndose a los palestinos, Sharon los exhortó a "abandonar el camino de la violencia" y arreglar sus disputas con Israel por la vía pacífica.

Dijo que un acuerdo de paz "requiere de compromisos difíciles de ambas partes", pero dio a entender cuales serían las concesiones a las que estaría dispuesto a aceptar. Sin eguirá siendo la eterna capital de Israel, y que su gobierno se concentrará en fortalecer esa idea.

Los palestinos desean que la zona oriental de Jerusalén, preponderantemente árabe, sea su capital, y Barak había aceptado ceder por lo menos los vecindarios palestinos al control palestino.

La concesión de la derrota de parte de Barak se produjo cuando apenas se había contado oficialmente un 4 por ciento de los votos, en áreas donde Barak era justamente el favorito: Allí Sharon estaba ligeramente adelante con un pequeño margen: 52,2 por ciento contra el 47,7 por ciento de Barak, según funcionarios electorales.

Los gritos de júbilo estallaron en la sede de los partidarios de Sharon en Tel Aviv, donde los militantes silbaron, aplaudieron, hicieron sonar cornetas y ondearon banderas blanquiazules esperando la llegada del dirigente.

"¡Se acabó Oslo!" gritaron algunos, en alusión a los acuerdos de paz a los que Sharon siempre se opuso.

Las encuestas a boca de urna realizadas por los dos principales de televisión de Israel proyectaron que Sharon ganaría por 59,5% frente a 40,5% para Barak.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores