Mesa busca evitar una rebelión contra el Congreso de Bolivia

Dirigentes sociales amenazan a parlamentarios con una nueva crisis si no se bajan los sueldos.

30 de Enero de 2004 | 18:56 | Afp
LA PAZ.- El presidente Carlos Mesa buscaba evitar este viernes un nuevo estallido social luego que la poderosa Central Obrera Boliviana (COB) amenazó con rebelarse contra el Congreso en protesta por los sueldos de los legisladores.

El Congreso resolvió la noche del jueves trasladar su sede de La Paz a otra ciudad en caso de una nueva rebelión como la que hace tres meses derrocó al presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien aún cuenta con una mayoría de legisladores que le son afines.

Inmediatamente después de la decisión del Congreso, Mesa dirigió un mensaje al país en el que dio "la absoluta garantía del poder Ejecutivo" de que el Legislativo va a seguir funciones con plenas garantías de seguridad en La Paz, su sede legal.

El gobernante llamó luego a una reunión con los presidentes de las dos cámaras a fin de mitigar la crisis que estalló después de que el líder de la COB, Jaime Solares, amenazara con clausurar el Poder Legislativo si los congresistas no se recortan sus salarios.

"Vamos a sacar del Congreso a esos ’mancagastos’(parásitos)", dijo Solares, un radical dirigente minero acusado de conformar grupos paramilitares en los ’80 y uno de los principales actores de la rebelión contra Sanchez de Lozada.

La gestión de Mesa por apaciguar la crisis fue emprendida a tres días del anuncio de medidas para mejorar la economía boliviana, deprimida desde 1999, y cuando el mandatario está acosado por reivindicaciones sociales.

Analistas y políticos criollos especulan que esta crisis tiene tras de sí "la mano negra" de Sánchez de Lozada quien desde Estados Unidos buscaría evitar ser enjuiciado en el Congreso por la muerte de civiles durante el estallido social que lo derrocó el 17 de octubre.

El alcalde izquierdista de La Paz, Juan del Granado, contrario al cambio eventual de sede del Legislativo, advirtió que "si el Congreso mantiene niveles de impunidad, de ineficiencia, de encubrimiento, va a ser objeto de profundas críticas y movilizaciones (sociales), esté dónde esté".

El Congreso está controlado por una mayoría de correligionarios y aliados de Sánchez de Lozada.

La perspectiva de que el Congreso salga de La Paz agitó el recuerdo de la cruenta guerra civil en la que esa ciudad le arrebató los poderes Ejecutivo y Legislativo a Sucre, poco más de un siglo atrás.

Emplazada a 750 km al sudeste de La Paz, Sucre ya pidió este viernes, por medio de sus autoridades, ser la sede del Legislativo para reverdecer su apogeo como capital de la república el siglo XIX.

Indiferente incluso a diversos pronunciamientos de dirigentes cívicos de las provincias de Tarija (sur) y Santa Cruz (este) y Chuquisaca (sudeste), que apoyaron las pretensiones de Sucre, Solares exigió otra vez el cierre del Congreso.

"Que no nos vengan con distractivos, que la sede del Legislativo no es el tema central, sino que estos comemierda deben rebajarse sus dietas y debe anularse los sueldos de los diputados suplentes, para que todo compartamos la crisis", demandó Solares.

Mesa había afirmado la noche del jueves que "un gobierno democrático, cualquiera que éste sea,(...) no puede ni entenderse ni funcionar sin el Parlamento nacional" y, en medio de la pelea, dijo no entender "la democracia sin Parlamento".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores