Rusia desmiente estudio que afirma que cráneo de Hitler pertenece a una mujer

La investigación fue conducida por el arqueólogo estadounidense Nick Bellantoni, quien -según Vladimir Koslov, vicedirector de los archivos del Estado ruso- jamás ha accedido a los restos del Fuhrer.

29 de Septiembre de 2009 | 12:53 | ANSA

Esta es la polémica osamenta.

AFP

MOSCÚ.- Las autoridades rusas desmintieron hoy una reciente noticia según la cual el presunto cráneo de Adolfo Hitler conservado en los archivos del Estado ruso, en Moscú, pertenece a una mujer.


Así lo informó Vladimir Koslov, vicedirector de los archivos, citado por la agencia rusa Ria Novosti.


Koslov desmintió que el presunto cráneo de Hitler sea de una mujer, como sostienen los estudios conducidos por el arqueólogo y experto estadounidense Nick Bellantoni.


"Las afirmaciones de Bellantoni son un invento. El arqueólogo jamás tuvo acceso a nuestros archivos y el cráneo siempre permaneció allí, cerrado en una caja fuerte que puede ser abierta sólo por algunos miembros del personal interno", explicó Koslov.


En un documental que puso al aire el canal estadounidense "History Channel", titulado "Hitler's Escape" (La fuga de Hitler), Bellantoni dijo que analizó los restos del presunto cráneo del Fuhrer -conservado en los archivos rusos junto con los huesos de la mandíbula-, y que llegó a la conclusión de que se trata de los restos de la cabeza de una mujer de unos 40 años.


Koslov subrayó que ni siquiera los científicos rusos dijeron jamás que tenían la certeza de que se tratara de los restos del cráneo de Hitler.


"En los documentos en nuestro poder, los fragmentos están indicados como presumibles partes del cráneo del Fuhrer", dijo.


Los fragmentos fueron hallados en Berlín un año después del suicidio de Hitler, en 1946, en la fosa donde estaban los presuntos restos.


Los científicos e historiadores aseguran que el jerarca nazi se suicidó de un disparo en la cabeza, luego de ingerir una pastilla de cianuro el 30 de abril de 1945 junto a su pareja, Eva Braun, y de esa forma evitar que ambos fueran capturados por las fuerzas aliadas.


El fragmento del cráneo, que muestra una marca de bala, fue retirado fuera del búnker del Fuhrer en Berlín por la Armada rusa, y preservado durante años por la Inteligencia soviética.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores