Ennio Morricone sacó por primera vez su batuta en Chile

El destacado compositor italiano encabezó el ensayo general con la Orquesta Sinfónica de Roma y el Coro de la Universidad de Chile, puliendo detalles del repertorio que presentarán mañana en el primero de los dos conciertos que ofrecerá en nuestro país.

18 de Marzo de 2008 | 23:50 | Felipe Vásquez, El Mercurio Online
Harold Castillo

SANTIAGO.- Con la mirada cabizbaja y concentrada en la partitura, el gesto sutil del compositor italiano Ennio Morricone por primera vez se hizo sentir en Chile, al conducir personalmente el ensayo general de lo que será el concierto que ofrecerá mañana en el Parque Bicentenario de Vitacura y que repetirá el jueves en el mismo escenario.


Con el centenar de integrantes de la Orquesta Sinfónica de Roma –que llegó hoy al país- y sumado el Coro Sinfónico de la Universidad de Chile, Morricone buscó pulir los detalles del programa que presentará frente a la audiencia chilena y que integra varias de sus partituras más conocidas.


Durante el ensayo, que comenzó cerca de las 20:30 horas, apenas treinta minutos después que finalizara la charla que sostuvo con representantes de la cultura nacional, Morricone comenzó a trabajar sin respetar necesariamente el orden con el que se presentará el programa el miércoles.


El coro de la Universidad de Chile tempranamente tuvo trabajo al entonar pasajes del tema "Ave María Guaraní" de la película "La misión", lo que se repitió dos veces durante la primera hora de ensayo, entremezclado otras de las composiciones del autor que no requerían de sus voces, tales como "Cinema Paradiso" o "Los intocables".


Hubo pasajes del repertorio que el director tuvo necesidad de repasar sólo una vez y sin mayores problemas, tales como "La leyenda del pianista sobre el océano" y algunos extractos de "Érase una vez en América". Las interpretaciones de dos temas de "El bueno, el malo y el feo" (la música de títulos y "El éxtasis del oro") incluso sacaron aplausos por parte de los presentes, muchos integrantes de orquestas juveniles, y una docena de espectadores que se apostaron fuera del recinto simplemente para escuchar.


Por contraparte, Morricone tuvo que darle más tiempo a la música de dos películas que no suele presentar en vivo: "Moisés" y "Marco Polo". Es comprensible, teniendo en cuenta que además corresponden a versiones arregladas especialmente para el disco que grabó el renombrado violonchelista Yo-Yo Ma, por lo que implican un trabajo arduo para el solista en aquel instrumento. Morricone llegó a repasar tres veces un mismo pasaje, hasta que aparentemente quedó satisfecho.


Al coro también tuvo que llamarle la atención cuando ya estaban por cumplirse las dos horas de ensayo, cuando participaban en la suite de música de "Queimada". Eran las 22:30 horas y el escenario quedó vacío. Sin embargo, en cosa de minutos los instrumentos volvían a ser afinados por sus intérpretes, para seguir sacándole brillo a la música que presentarán mañana, centrándose en el bloque que incluirá exclusivamente música de "La misión" y que cerrará el concierto.


Además del aspecto netamente musical, la ocasión también sirvió para probar el sonido del recinto y las dos pantallas que fueron instaladas a los costados del escenario. En el primer ítem, se generaron varios acoples y cortes totales, que deberían quedar solucionados para tener una presentación sin contratiempos.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores