Nicole Andreu, ex chica reality, relanza su carrera: "En Barcelona partí de cero"

Su participación en "Operación triunfo", que Mega emitió en 2003, supuso el inicio de su carrera como solista. Pero ya se sabe que la telerrealidad se termina tan rápido como comienza. Con el pseudónimo de Maia, la chilena tiene nueva vida en Europa.

19 de Octubre de 2010 | 11:11 | Iñigo Díaz, Emol

Desde Barcelona Nicole Andreu reactiva su carrera como solista en la músicoa afrolatina y el soul.

Rodrigo Vega

BARCELONA.- Ya en junio de 2004 Nicole Andreu manifestaba su desazón y malestar con el sello Universal, que había editado el disco Afrodísiaco como parte del premio que la cantante de soul obtuvo por llegar a la final del recordado reality show “Operación triunfo”, emitido por Mega en 2003.

“Pero el sello no hizo ninguna difusión. El disco quedó en un cajón”, cuenta hoy la chilena, desde España, donde reside desde 2006. La ruta musical la trasladó desde Santiago a Buenos Aires y de allí a Barcelona. Sus días transcurren ahora entre esa ciudad y Mallorca, pero sus conciertos se efectúan en distintas ciudades de Europa. “Ya he estado en veinte países con mi nuevo disco”, dice.

Estrella resplandeciente

Nicole Andreu está presentando el álbum La llamada, que grabó, produjo, editó y publicó en Barcelona, y que está centrado en la música afrolatina, el reggae, el soul y el dancehall. Lo hizo con el pseudónimo artístico de Maia, “que significa ‘ilusión’, y además es la estrella más brillante de las pléyades”, cuenta.

El álbum, su tercer título en siete años (después de Afrodisíaco, 2003, y Nicole Andreu, 2006), se vende en tiendas virtuales como iTunes, Spotify, Napster, y en expendios físicos de Barcelona, aunque la llegada a las radios ha sido más esquiva y por ello la chilena se mantiene aún como artista vinculada a las redes sociales y los circuitos alternativos.
 
“He estado en festivales de Europa y me ha ido bastante bien. En el festival latino de Barcelona, en la fiesta de la Mercè, he teloneado a Alpha Blondy Estuve en el festival Rototom Sunsplash, que es el más grande de Europa de reggae. Salí hasta en las noticias”, dice.

Cuando viajó a Barcelona inspirada por las nuevas aventuras musicales Nicole Andreu supo que en esa ciudad, una de las más cosmopolitas y mestizas de Europa dada su cualidad de puerta de entrada desde África del Norte a Europa, obtendría total anonimato: “Quería ser libre, que nadie me asociara a un reality de cantantes y así poder conocer la vanguardia musical, las nuevas tendencias, otra gente, artistas de otros lados. Aquí partí de cero otra vez”.

La generación OT

Atrás están quedando entonces los días del “OT” chileno, un certamen de talentos a los que llegó casi sin saber por qué: “Sólo me dejé llevar por mucha gente que me incitaba a que participara. En esa época yo no entendía nada de lo que estaba haciendo. Yo pensaba que allí iba a poder cantar mis canciones. Pero fue todo muy distinto”, recuerda.

De los "chicos OT" de la generación de 2003 poco se sabe. Mónica Rodríguez, que ganó la competencia, grabó un disco de baladas titulado Mónica (2003), pero luego se desmarcó hacia un rock pop oscuro con el grupo Monik. Los baladistas César Ávila y Julio Rivera lanzaron los disco César Ávila (2003) y Fuego de amor (2005), pero sus intentos tampoco persistieron. Nicole Andreu tiene tres álbumes personales y un cuarto en proceso de creación: “Lo estoy haciendo con un productor de Madrid y allí quiero mezclar hip-hop, jazz, soul, rhythm and blues, pop, electrónica, dance hall y música africana”.

-¿Tienes alguna intención de venir a Chile?
-He cantado allá cuando voy a hacer eventos pero hasta ahora no he hecho mi música. No tengo banda allá y juntar músicos y ensayar y todo es mucho esfuerzo. Lo voy a hacer cuando sea el momento y aún no siento que lo sea. De todas maneras quiero presentar en Chile mi próximo disco. Quiero ser reconocida en la música en mi país.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores