Municipios lanzan campaña independiente contra virus Hanta

La Asociación Chilena de Municipalidades encabeza esta nueva iniciativa, destacando que el Gobierno no forma parte de ella, ya que "no ha aportado económicamente a las comunas en la lucha contra la enfermedad".

10 de Enero de 2004 | 12:59 | Matías Bakit, El Mercurio en Internet
¿QUÉ ES EL HANTA?
El virus Hanta es una enfermedad poco común y con alta mortalidad. Una de sus principales características es que no se transmite de persona a persona. Además, el virus es muy sensible a la luz solar, por lo que no suele existir riesgo de contagio en espacios abiertos. Sus síntomas son muy parecidos a los de un cuadro gripal: fiebre, dolores musculares intensos, tos, dificultad respiratoria, vómitos y dolor abdominal. Estos síntomas en principio son muy difíciles de reconocer, pero luego evolucionan rápidamente a una falla respiratoria severa. La enfermedad carece de un tratamiento definido. Por eso, la mejor forma de evitar que sea letal es detectar tempranamente los primeros síntomas e ir al médico de inmediato. Este virus tiene tres fases:
  • Período de incubación: Dura hasta 45 días y no presenta síntomas
  • Fase inicial: Aparecen los primeros síntomas. Fiebre sobre los 38°, dolores musculares y de huesos
  • Fase de compromiso respiratorio: La condición del enfermo se agrava rápidamente y compromete al corazón y a los pulmones

    ¿CÓMO SE CONTAGIA?
    El virus Hanta se contagia al respirar aire contaminado con excretas, orina o saliva de ratones silvestres o a través del contacto directo o las mordidas de los roedores.

    FORMAS DE PREVENCIÓN
    Al interior de la casa
  • Guardar todos los alimentos en envases bien cerrados
  • Lavar todos los utensilios de cocina y de baño
  • Limpiar diariamente los pisos y muebles
  • Cuando se bota la basura, este debe estar bien cerrada o tapada

    En el exterior
  • La basura debe ser sellada en bolsas o recipientes y enterrada a 50 cm de profundidad lejos de la carpa
  • Si se está en un lugar de campamento, éste debe estar alejado de los zonas donde suelen estar los ratones que portan el virus (espinos, zarzamoras, montones de madera, basura)
  • La carpa tiene que tener piso
  • SANTIAGO.- Una campaña diferente a la del Gobierno pero con el mismo fin de prevenir el contagio con el virus Hanta, lanzó este mediodía la Asociación Chilena de Municipalidades en conjunto con el Laboratorio Recben y la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Chile.

    La iniciativa consiste en que el Laboratorio donará 3 toneladas de un compuesto orgánico desratizante llamado Biorat, con el fin de repartirlo en 30.000 casas de la Región Metropolitana ubicadas en las zonas más propensas al contagio, en la precordillera y las zonas rurales.

    La campaña nació producto de la necesidad de atacar directamente la enfermedad, según el presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, el alcalde de Nuñoa Pedro Sabat. "La política del Gobierno se limita a publicidad y difusión de información, pero no incluye ningún método práctico para terminar con el Hanta", dijo.

    El compuesto que se va a utilizar es un agente biológico que no hace daño al medio ambiente ni a las personas, sino que ataca directamente al ratón. "El Biorat provoca una enfermedad contagiosa específica en el ratón que consiste en una inflamación generalizada que termina con su muerte" explica Pedro Cattán, director de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Chile.

    El edil de Ñuñoa destacó que el Gobierno no es parte de esta campaña y que nunca había aportado económicamente a las municipalidades en su lucha contra el Hanta: "Las campañas realizadas hasta ahora no son suficientes simplemente porque los resultados han sido negativos".

    "En esta campaña, nosotros asumimos la responsabilidad de forma absolutamente independiente, pero esperamos que con el tiempo y con los resultados que obtendremos se integre un miembro más a esta sociedad", explicó Sabat, refiriéndose a la ausencia del Estado en la campaña.

    No obstante las críticas, el edil resaltó que todos los esfuerzos son válidos: "Todas las campañas se suman. Si el gobierno tiene una enfocada a la prevención, nosotros también colaboraremos en ella y si le agregamos soluciones mejor aún".

    En el lanzamiento también estuvo presente la alcaldesa de María Pinto, Jéssica Mualim, quien oficia como presidenta de la Comisión del Ambiente del consejo. Ella destacó que no todas las responsabilidades son de las municipalidades o del gobierno: "La limpieza de las calles y las comunas también depende de la gente. Ellos deben hacerse responsables porque hoy no colaboran en lo absoluto. Este comportamiento debe cambiar y mejorar".

    Algo de historia

    El Hanta fue detectado por primera vez en 1976 en un ratón "venado" en Corea, y por algún tiempo se pensó que era exclusivo de esa especie, por lo que no se temía que pudiese llegar a Sudamérica.

    Por esto, hasta 1995, en Chile no se sabía casi nada de la existencia del virus Hanta. Los pocos que lo conocían, no le temían pues veían como casi imposible la posibilidad de que llegara al continente y al país.

    Ese mismo año se descubrieron casos de la enfermedad en Argentina y Brasil. Éstos debieron haber encendido la alarma, pues denotaban que la enfermedad se acercaba peligrosamente, pero aquello no ocurrió pues los entendidos no tenían ninguna razón para pensar en una epidemia. Por lo mismo, nunca hubo campañas preventivas.

    La situación era muy tranquila cuando el 28 de febrero de 1996 ocurrió lo que se pensaba imposible. Ese día Sergio Navarro Navarro, de 22 años, estudiante de cuarto año de Bioquímica de la Universidad de Chile, fallecía en extrañas circunstancias. Sus síntomas: molestias respiratorias, fiebre y dolores musculares, no hacían prever lo que vendría. En sus vacaciones, el joven había sido mordido por un ratón.

    Los doctores sospecharon que esa muerte encerraba más de lo que parecía y enviaron los exámenes que le realizaron al Instituto Malebrín de Buenos Aires. Meses después se confirmaba el diagnóstico: Hanta, el primer caso en Chile.

    O al menos eso parecía, pues hoy se sabe que antes de 1996 el Hanta ya estaba en el país y había contagiado a algunas personas.

    Debido a esto, ese año se realizó la primera campaña de prevención de la enfermedad y ésta consistió, principalmente, en la captura y análisis de ratones. Sólo en la etapa de muestreo el costo fue de 7,5 millones de pesos.

    El área cubierta con esta campaña fue entre las Termas de Puyehue y la Aduana Pajaritos, en la Décima Región. En la primera quincena de junio, en tanto, el Servicio de Salud de Osorno extrajo muestras de sangre a los residentes de Puyehue y Llanchipal.

    Ese año también se realizó una campaña educativa para proteger a las personas contra las infecciones que pudieran causar los roedores. Las medidas de resguardo sugeridas fueron: mejorar la forma en que se conservan los alimentos en el campo, tales como manzanas, cebollas, papas u otros; evitar la disposición de basuras en espacios abiertos que atraen a estos animales; tapar los agujeros de paredes y pisos que permiten el ingreso de las ratas a la cocina y otras dependencias de la vivienda.

    En '96 se conocieron tres casos más de contagiados por el virus, por lo que en el verano del año siguiente, el Ministerio de Salud lanzó su primera gran campaña contra la enfermedad.

    Ésta contemplaba spots televisivos y radiales; afiches y cartillas educativas en español e inglés e indicaciones que ponían un especial énfasis en quienes acampan o utilizan cabañas que han permanecido mucho tiempo cerradas.

    En 1997 no hubo quien no supiera que si iba a acampar tenía que enterrar la basura a 50 cm del suelo, ni tampoco faltaron los consejos que se referían a mantener todo muy limpio en el hogar, ya fueran platos, pisos, baños o cocinas.
    Pero lo principal era mantenerse alejado de los lugares donde podían haber ratones silvestres.

    Desde 1998 en adelante las campañas no han variado mucho en su concepción. Se mantienen los comerciales y los folletos, además de una base profundamente informativa y preventiva. Por supuesto, la intensidad de las iniciativas ha aumentado junto con el alcance de la enfermedad, que hoy ya está en la Región Metropolitana.

    Los casos de Hanta comenzaron siendo cuatro el 96, pero luego aumentó de tal manera que en 1998 los afectados fueron 35. En eso años se vieron los índices de mortalidad más altos, llegando a fallecer 38 personas en los dos años siguientes al descubrimiento del primer caso.

    Luego, debido en gran parte a las campañas, el número de personas contagiadas bajó a menos de 20 por año, haciendo pensar que la crisis estaba comenzando a pasar.

    No obstante los pronósticos optimistas, en lo poco que va del 2004 ya hay tres casos confirmados, dos de los cuales tuvieron consecuencias fatales para los afectados.


    Ediciones especiales
    EL COMENTARISTA OPINA
    ¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
    Comentaristas
    PUBLICACIONES DESTACADAS
    Más me gusta
    Más comentarios
    Más seguidores