Aldo Cornejo será el candidato DC en el municipio porteño

Decisión fue ratificada a última hora de anoche por el Consejo Ampliado de la Democracia Cristiana.

16 de Julio de 2004 | 10:46 | Paola Passig, El Mercurio de Valparaiso

Aldo Cornejo manifestó claramente estar dispuesto a asumir el desafío.
VALPARAISO.- Lo que constituía un secreto a voces, esto es que el ex diputado Aldo Cornejo era la opción más probable para convertirse en el reemplazante de Hernán Pinto en el municipio porteño, se confirmó a última hora de anoche luego que el Consejo Ampliado del PDC se reuniera toda la tarde para finiquitar los detalles del acuerdo municipal, entre ellos el complejo escenario de Valparaíso.

De esta forma, se cierra de una vez por todas un capítulo político de lo que fue una verdadera teleserie plagada de rumores y especulaciones en torno al reemplazante que elegiría la decé para mantener un porcentaje importante de los votos que aseguraba el alcalde Pinto, esto es, cerca de los 60 mil sufragios.

Entre los eventuales candidatos sonaron fuertemente los nombres del Gobernador Provincial, Iván de la Maza; el alcalde subrogante, Luis Bork; el ex rector de la UCV, Bernardo Donoso; el ex diputado, Ignacio Walker; el director de Aduanas, Raúl Allard e incluso, se manejó extraoficialmente la tesis de que llegara un postulante "foráneo" estilo Marcelo Trivelli o Jaime Ravinet la que se descartó debido al fuerte sentimiento localista de los porteños.

Nombre de consenso

Pero desde que se conoció el complejo escenario personal y judicial que afecta al alcalde Hernán Pinto, el nombre que más consenso generó entre directivos y parlamentarios partidarios locales y nacionales del PDC, e incluso, de otras colectividades concertacionistas, era el de Cornejo, a quien se evalúa como un profesional serio, comprometido, con trayectoria política, buena presencia y carismático.

Y aunque Aldo Cornejo negó desde un inicio que hubiera sido sondeado por su partido, lo cierto es que tuvo varios encuentros con el senador Andrés Zaldívar, quien reconoció que "cuando se produjo esta situación el primer nombre que se me vino a la cabeza fue el de Cornejo", y días después sostuvo al menos tres reuniones con el timonel demócratacristiano, Adolfo Zaldívar.

Y fue así, en medio de un hermetismo decé que no quería decir "agua va", que el ex parlamentario comenzó a considerar la opción de ser alcalde, posibilidad que en un inicio rechazó de manera categórica aduciendo básicamente su cómoda situación profesional.

Sin embargo, luego que se le concedieran ciertas garantías para aceptar la candidatura, Cornejo aflojó y manifestó claramente estar dispuesto a asumir el desafío. Expresiones como "es una compleja tarea, una tremenda responsabilidad, una difícil misión...pero nunca me he negado a conversar con la directiva del partido, no puedo hacerlo, soy un militante disciplinado y creo que conversando las cosas se pueden ir aclarando" o "vivo aquí, hago las compras en Valparaíso; mis hijos estudian ahí. Soy un ciudadano de Valparaíso, de modo que no me extraña que mucha gente haya pensado en mi nombre. Cuando fui parlamentario no sólo me dediqué a legislar, sino que a trabajar mucho en los cerros. Esas son también cosas que uno tiene que considerar porque Valparaíso es la ciudad de uno y nadie se puede restar a trabajar por ella".

Las garantías

Para todos es sabido que Cornejo pidió ciertas garantías para decir sí. Pero no estoy pidiendo garantías para mí, decía en un inicio, antes de que fuera designado. "Es lo que yo creo más allá de quien sea el candidato. Es un proyecto que debe concitar a todos", aclaró.

La primera es una ayuda de tres mil 900 millones de pesos del Gobierno para sortear la crisis financiera del municipio; la segunda, según trascendió, sería que el partido financiara su campaña, y la tercera, que esta colectividad le asegurara que Pinto estaba dispuesto a traspasar el apoyo electoral que éste aún mantiene en los cerros.

"Siempre he pensado que el tema, independientemente de la candidatura, no sólo se trata de definir un candidato, o ganar una elección. Eventualmente quien sea el candidato tiene que representar y tener el respaldo para un proyecto de Valparaíso y eso no es un tema electoral, sino que es un tema más de fondo y eso amerita que se converse en los distintos niveles. Vuelvo a insistir que no estamos acotados a un tema electoral y quién es el candidato, porque me parece que la oferta que la Concertación le haga a Valparaíso debe ser una oferta con un proyecto para Valparaíso y que tenga el respaldo suficiente y podamos resolver nuestros problemas. Tenemos que tener un proyecto de ciudad y que ese proyecto tenga un gran respaldo político".

Proclamación

La directiva comunal del PDC, que preside Absalón Opazo, quien por lo demás fue su jefe de campaña en todas las elecciones donde postuló a diputado, comentaron en la mañana de ayer, cuando estaban a la espera de la decisión, que el acto de proclamación del partido se realizará en 10 días más, pero que esperan efectuar un evento de mayor envergadura donde estarían presentes figuras emblemáticas del PDC y de la Concertación. De hecho, ya se sabe que se espera la presencia de la Canciller Soledad Alvear, el Consejero del PDC, Gutenberg Martínez y el ex presidente Patricio Aylwin.

Dudas y razones

Muchos se pregunta por qué Adolfo Zaldívar demoró tanto en dar a conocer su decisión o por qué más bien, dudó e incluso dejó entrever que no estaba dispuesto a aceptar las presiones de La Moneda, la que no disimuló su entusiasmo ante la idea de que el candidato fuera Cornejo.

Y es que Cornejo, pese a que es el nombre que generaba más preferencias entre los parlamentarios de su partido y dirigentes de la Quinta Región para asumir la candidatura, fue el último en acudir a la mesa decé como sí ocurrió primero con Allard, de la Maza o Donoso.

Una de las razones de estos "desencuentros" políticos sería, primero la renuencia inicial de Cornejo a aceptar el cargo y segundo, la resistencia del propio timonel colorín quien al parecer no veía con buenos ojos a quien considera uno de los hombres de confianza de Soledad Alvear, una de sus rivales, por su clara condición de presidenciable, y de Gutenberg Martínez, su opositor político.

Estas suspicacias habrían sido las que hicieron que el timonel colorín vetara a Cornejo cuando La Moneda quiso que fuera ministro Secretario General de la Presidencia, en reemplazo de Francisco Huenchumilla, y con anterioridad, ministro de Justicia.

¿Que habría hecho cambiar de opinión al presidente decé? Al parecer la presión de sus propios camaradas y la convicción de que Cornejo es el único capaz de sortear este trance amargo que dejó Hernán Pinto tras su salida.

Esto es sustentado por una encuesta que según la Alianza por Chile realizó RN y donde Cornejo, aún sin empezar a correr, ya marca 48 puntos y Joaquín Godoy, 21 puntos, diez más que cuando empezó su carrera, hace dos meses.

Esto es lo que permite pensar que el líder colorín finalmente se convenció de que Cornejo debía ser el "ungido" de la colectividad y así salvar a su partido y a la Concertación de un bache político de proporciones que muchos pensaban era insuperable. No hay que olvidar que en el oficialismo consideran a la comuna un verdadero laboratorio electoral donde se calibrará con certezas cuál será la tendencia de la futura elección presidencial. Una presión extra que deberá asumir Aldo Cornejo.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores