Obispado de Iquique lamenta muerte de sacerdote en Ñuñoa

La diócesis a la que pertenecía el presbítero Javier Enrique Aliz reconoció estar impactado por el fallecimiento del religioso, quien se lanzó ayer al vació desde el sexto piso de un edificio en Santiago.

18 de Agosto de 2004 | 12:21 | El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- La diócesis de Iquique lamentó el incidente protagonizado por el sacerdote Javier Enrique Aliz, quien falleció ayer tras lanzarse al vacío desde el sexto piso de un edificio en la comuna de Ñuñoa.

A través de una declaración pública, el obispado de la ciudad nortina reconoció haber sido impactado "por la tan triste noticia de la trágica muerte del presbítero", quien pertenecía a esa diócesis.

"Queremos acompañar con mucho cariño y respeto a su mamá, hermanos y familiares, invocando a Dios infinitamente bondadoso, junto a la intercesión de la Virgen del Carmen de La Tirana, tan venerada en nuestro norte grande, para que este hermano sacerdote sea acogido en su Reino y todos alcancemos consuelo y esperanza", señala el comunicado.

Agrega que están a la espera de que el cuerpo del religioso sea traslado a Iquique para rezar por su eterno descanso. "Desde acá también oramos por todos quienes en Santiago le conocieron, en particular por la familia y la joven gravemente herida".

Según informó ayer el Arzobispado de Santiago, el sacerdote Javier Aliz Chandía se encontraba en un período especial de estudios, trabajo y también discernimiento respecto de su vocación sacerdotal. Además, sufría un estado depresivo, lo que habría motivado su fatal decisión.

Los hechos ocurrieron ayer en la mañana, cuando el religioso se tiró al vacío minutos después que lo hiciera la estudiante de Veterinaria Clara Ester Morchio, quien resultó gravemente herida por el impacto.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores