Hasbún gana juicio a Televisión Nacional

Jueza acogió demanda por parodia que de su persona se hizo en programa de "Pé a Pá".

05 de Noviembre de 2004 | 15:24 | El Mercurio en Internet
SANTIAGO.- La jueza del Vigésimo Tercer Juzgado del Crimen de Santiago, Lucía Vaganay acogió la querella presentada por el sacerdote Raúl Hasbún contra el programa de "Pé a Pá", del Canal Nacional, por una parodia a cargo del humorista Papo Dintrans, que a juicio del demandante ofende vulgarmente el sacramento de la confesión.

La magistrada Vaganay obliga a leer la carta de reclamo del sacerdote en ese mismo programa y a pagar multa de $120 mil, además de las costa de la causa.

La querella de Hasbún estaba dirigida contra el presidente del directorio de Televisión Nacional, Carlos Mladinic.

De acuerdo a lo expuesto en la resolución, la causa se instruyó para investigar acerca de la infracción a la ley 19.733 sobre libertades de opinión e información y ejercicio del periodismo, y determinar la responsabilidad que le ha cabido a Carlos Mladinic Alonso en calidad de presidente del directorio de TVN.

En su primer considerando, detalla que el sacerdote Hasbún denunció que el día 22 de agosto del 2004 en el programa "De Pé a Pá", durante el segmento "Protagonistas de lo añejo" y presentado por el conductor como un tema lúdico, se ofendió groseramente la dignidad del sacramento de la confesión, uno de los actos de culto más venerados por la Iglesia Católica. (...)

En la parodia, el sacerdote invita a los participantes a un supuesto reality a "desaguar" sus pecados. Cuando uno de ellos le objeta que la ley prohíbe actos de esoterismo en lugares públicos, habilita entonces un lugar privado, que no es otro que el WC, sentado en la taza con un rollo de papel confort y bajo música ambiental de canto gregoriano, el canto propio y oficial de la Liturgia Católica.

Además, este sacerdote recibe la confesión de un ex Presidente de la República, quien se acusa de sustraerle la chata a otro ex Presidente de la República, quien acaba de quejarse de falta de control de esfínter. La respuesta del sacerdote y la penitencia se mueven en el mismo nivel de grosería y vulgaridad.

La sentencia añade que el padre Raúl Hasbún señala que hace tres años, en el mismo programa y bajo la denominación de hunor o ejercicio lúdico, hacen una supuesta imitación de su persona.

Más allá del parecido físico y gestual, esta imitación expone al personaje al menosprecio público presentándolo como incapaz de pronunciar un discurso coherente. La fisonomía intelectual y moral del imitado resultan grotescamente adulteradas.



Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores