Se proyectó un 2018 "desenfrenado" y terminó con su peor resultado desde 2008: El año de Wall Street

Durante 2017, los principales índices de la Bolsa de Nueva York subieron entre 19% y 28%.

02 de Enero de 2019 | 08:03 | AFP
AP
NUEVA YORK.- Tras un 2017 de récord, la volatilidad regresó a Wall Street en 2018, debido a las subidas de las tasas de interés, el temor a un estancamiento económico mundial y la incertidumbre generada por las decisiones del Presidente estadounidense Donald Trump.

"En esta misma época el año pasado hablábamos de un 2017 'desenfrenado'", recuerda Scott Wren, analista del banco Wells Fargo. "El contraste es sorprendente este año", añade.

Este lunes, a pocas horas del cierre de la última sesión de 2018, los tres principales índices de Wall Street, Dow Jones, Nasdaq y S&P 500, cedían respectivamente un 5,9%, un 4,1% y un 6,5% en el conjunto del año, su peor resultado desde 2008.

El año pasado se habían disparado en un 25,1%, un 28,2% y un 19,4%.

Los daños no fueron más graves gracias a los excelentes resultados de las empresas, cuyos beneficios aumentaron en un 20,3% durante 2018, según previsiones de la compañía Factset, algo inédito desde 2010.

Pero las perspectivas de un estancamiento de esos beneficios en 2019, junto con las señales de ralentización del crecimiento mundial en un periodo de alza de las tasas estadounidenses, provocaron un frenazo en Wall Street.

Esa situación también influyó en la caída de los índices mundiales en 2018. El FTSE-100 londinense cerró el año cediendo un 12,5%, el CAC 40 parisino cayó en un 11% y el Dax de Frankfurt perdió un 18,3%.

Y en las bolsas asiáticas, Hong Kong retrocedió un 13,6%, Shanghái un 24,6%, y Shenzhen un 33,2%. En Chile, el principal indicador de la Bolsa de Santiago, el IPSA, registró su peor baja anual en cinco años, tras ceder 8,3% en 2018.

Primeros sobresaltos del año


Los primeros sobresaltos llegaron en febrero. Los inversionistas temían entonces que el nivel de los salarios estadounidenses provocara un fuerte aumento de la inflación y, por tanto, un mayor ritmo en la subida de las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense.

La institución dirigida por Jerome Powell emprendió en 2015 una política de restricción monetaria, que cerrará poco a poco el acceso a los créditos baratos de los que se beneficiaron ampliamente los inversionistas y los ciudadanos durante la crisis, creando la sensación de que se acaba una edad de oro en la comunidad financiera. Las tasas aumentaron cuatro veces en un cuarto de punto en 2018.

Los meses siguientes tranquilizaron a los inversores gracias, sobre todo, a los resultados empresariales, que permitieron un regreso de Wall Street a los récords históricos entre junio y septiembre.

Sin embargo, la euforia se esfumó rápidamente cuando Powell anunció en octubre que la Fed estudiaba acelerar la subida de sus tasas de interés.

Ataques de Donald Trump


Los valores tecnológicos, que dependen en gran medida de la buena salud económica estadounidense y mundial, sufrieron las consecuencias del anuncio: Apple, que perdió un 7,7% durante el año, cedió un 33% desde inicios de octubre, y Alphabet, la empresa matriz de Google, cayó en un 0,6% y un 13,5% en los mismos periodos.

Al término de este año complicado, diciembre ha sido desastroso. Antes del cierre de este lunes, el Dow Jones registraba su peor duodécimo mes del año desde 1931, con una fuerte volatilidad que no se veía desde hacía mucho tiempo.

Los temores provocados por la restricción monetaria llegaron hasta la Casa Blanca. Trump ha multiplicado en Twitter los ataques contra el presidente de la Fed, al que él mismo nombró a finales de 2017.


Pero los resultados en Wall Street no se deben únicamente a las medidas del banco central. "La guerra comercial iniciada por el presidente y sus ataques contra la Fed son el principal problema que sufren los mercados", asegura Ian Shepherdson, analista para Pantheon Macro.

Y bien es cierto que los aranceles impuestos al acero, el aluminio y una amplia gama de productos chinos, y las medidas similares tomadas por Beijing en represalia, originaron caídas en los mercados.

Trump, que menciona a menudo a Wall Street como ejemplo del éxito de su política, ha evitado el tema en las últimas semanas. Pero, pese a la caída de los valores, el Presidente puede jactarse de haber contribuido a las fuertes subidas del Dow Jones y el Nasdaq (alzas de 20,5% y 21,1%, respectivamente) desde la fecha de su elección, el 8 de noviembre de 2016.


¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores