Un proceso complejo pero inevitable tras la derrota: La lenta reconfiguración de la ex Nueva Mayoría

La mayoría de los partidos que formaron parte del bloque pasarán buena parte del primer semestre en definiciones programáticas y de directivas, lo cual a juicio de los expertos puede ser positivo o un problema para ejercer una oposición efectiva.

02 de Abril de 2018 | 08:02 | Por Felipe Vargas Morales, Emol

Los líderes de los partidos de la oposición tardarán en encontrar una coordinación durante los próximos seis meses.

Alex Moreno, El Mercurio.
SANTIAGO.- Tres reuniones conjuntas han realizado las directivas del PS, PPD, PR y PC tras abandonar el Gobierno, luego de la dolorosa derrota del candidato presidencial Alejandro Guillier a manos del Presidente Sebastián Piñera, en las cuales han intentado esbozar un incipiente camino de reorganización en medio del duro fracaso de la Nueva Mayoría.

La irrupción del Frente Amplio, la ausencia de la DC y la realización de la autocrítica tras los comicios presidenciales y parlamentarios son solo algunas de las preocupaciones del bloque, el cual ahora se enfrentará a un Mandatario empoderado tras el resultado electoral y con ánimos de reformular parte importante del legado de Michelle Bachelet.

Ante esas realidades, los partidos ya acordaron generar un cónclave para esta semana, en el cual abordarán el llamado al diálogo del Ejecutivo. Sin embargo, esa definición y otras que tendrán que adoptar durante el primer semestre estarán sujetas a revisión, debido a la conformación de las nuevas directivas y las definiciones programáticas que se aproximan.


Sin ir más allá, la DC tendrá un Consejo Nacional Ampliado el 7 de abril y elecciones el 27 de mayo. El PPD programó un consejo general para el 5 de mayo y hará elección de directiva el 10 de junio; y el PR desarrollará un Consejo General el 14 de abril, que será la antesala de la renovación de la mesa el 29 de julio.

En medio de esa realidad se avizora una lenta reconfiguración de la oposición, la cual a juicio de los expertos será difícil pero ineludible. "Hay una autocrítica y una evaluación de lo que fue el gobierno de Michelle Bachelet y lo que fue sobre todo la derrota electoral, que es algo que a la larga es inevitable", dijo a Emol el analista político Max Colodro.

A juicio del Director del Magíster en Comunicación Política en la U. Adolfo Ibañez, "ahora el liderazgo de Bachelet no es un paraguas que logre contener esta necesaria autocritica. Creo que la reorganización de la centroizquierda va a ser un proceso lento, difícil, y se van a demorar en ir constituyendo una base de acuerdos y de convergencias hacia adelante".

En la misma línea, el director del Programa de Opinión Pública de la UDD, Gonzalo Müller, advirtió que "hay una pregunta que tienen que responderse, que es dura y tiene que ir a las causas profundas de su derrota. Entonces, mientras no encuentren la respuesta a esa pregunta yo creo que les va a ser muy difícil asumir un rol de liderazgo en la oposición".

"Creo que la reorganización de la centroizquierda va a ser un proceso lento, difícil, y se van a demorar en ir constituyendo una base de acuerdos y de convergencias hacia adelante"

Max Colodro, analista político


Una visión más positiva planteó la Directora Ejecutiva de la Fundación Chile 21, Gloria de la Fuente, quien destaca que "yo creo que están pasando cosas y se están generando los debates. En ese sentido, incluso para situaciones súper traumáticas como la derrota presidencial, es una buena noticia que se empiecen a generar discusiones".

Según la cientista política, dicho debate debe hacerse "con la cabeza más fría y pensando en reconstruir y no solo en recriminar. No me parece bueno poner la discusión respecto a las candidaturas presidenciales antes de la definición de la política de alianza o la identidad de la coalición, porque de alguna manera se distorsiona el debate", indicó.

Los desafíos ante los primeros meses de Piñera


Consultado sobre si es bueno o malo que los partidos de la ex Nueva Mayoría se tomen casi seis meses en tomar posiciones, Colodro comentó que "no es ni bueno ni malo, yo creo que es inevitable simplemente. Habla del grado de deterioro y de fracaso que implicó para la centroizquierda el gobierno de Bachelet".

En tanto, Müller aseguró que "no es bueno, porque mientras más se demoren más difícil es recuperar el espacio político, pero finalmente lo lento o rápido depende de si están dispuestos a asumir esas causas de la derrota y ver cómo se revierten. Querer obviarlo les puede terminar haciendo mucho más daño".

En cuanto a hacia dónde debiera apuntar el bloque en este semestre, De la Fuente indicó que deben tener "una discusión de identidad no solamente con la experiencia del gobierno, sino que mirando más hacia atrás. Cómo se genera una línea coherente de interpretación que involucre a los gobiernos de la Concertación y lo que terminó siendo la Nueva Mayoría".

"Están pasando cosas y se están generando los debates. En ese sentido, incluso para situaciones súper traumáticas como la derrota presidencial, es una buena noticia que se empiecen a generar discusiones"

Gloria de la Fuente, Directora Ejecutiva Chile 21

Según Colodro, la centroizquierda debe constatar "si existen todavía elementos comunes no solo de cómo enfrentar a Sebastián Piñera y de cómo ejercer el rol oposición, sino que fundamentalmente de ser capaces de reconstruir un proyecto político hacia adelante que pueda representar una alternativa a lo que es hoy el Gobierno y Chile Vamos".

"El gran desafío de la centroizquierda es ver si existen elementos comunes, si esta heterogeneidad que se expresó con mucha fuerza en el deterioro de lo que fue la Nueva Mayoría es algo que puede resolverse o si inevitablemente van a tener que emprender proyectos y caminos distintos no más", afirmó.

Finalmente, Müller recomienda que "primero deben poner orden interno y los partidos están en eso, tener directivas capaces de tener alguna coordinación política. Después ver si están dispuestos o no a sumarse a lo que el PS les rayó como camino en una alianza con el Frente Amplio".

"Van a pasar por un trance donde no estando claro el orden interno y qué liderazgos van a haber dentro de los partidos obviamente eso les pone más difícil lograr hacer frente al nuevo Gobierno, o establecer ciertos diálogos, porque finalmente el Gobierno dice con quién me siento a dialogar", concluyó.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores