Elton John escribe sobre antiguas adicciones en autobiografía próxima a estrenar: "La cocaína me convirtió en un monstruo"

Un medio británico publicó un adelanto del libro de memorias del cantante, en el que confiesa escándalos y afirma: "La mayoría de las veces, nadie se atrevió a decir nada por ser quien era yo. Eso es lo que pasa con el éxito. Le da una licencia para portarse mal; una licencia que no se revoca hasta que su éxito se seque por completo".

09 de Octubre de 2019 | 14:20 | Redactado por M. Álamos, Emol

El libro autobiográfico de Elton John, llamado "Me", será lanzado por la editorial Pan MacMillan el 15 de octubre.

Reuters
"Comencé a tomar cocaína en 1974. Me gustó cómo me hizo sentir. Esa sacudida de confianza y euforia, la sensación de que de repente podía abrirme, que no me sentía tímido o intimidado, que podía hablar con cualquiera", cuenta Elton John en un extracto publicado por el Daily Mail de su libro autobiográfico próximo a ser lanzado.

"Fue una tontería, por supuesto. Estaba lleno de energía, tenía curiosidad, tenía sentido del humor y sed de conocimiento: no necesitaba una droga para hablar con la gente", agrega.

El libro "Me" de Elton John relata las memorias de su autor. Da un vistazo a sus excentricidades, sus romances y escándalos desde su propia perspectiva.

El texto será publicado por la editorial Pan MacMillan el 15 de octubre (en Reino Unido), pero un nuevo adelanto da detalles sobre la época en que el cantante -ganador de múltiples premios Grammy- dependía de las drogas, el alcohol, el sexo y la comida. "La cocaína me convirtió en un monstruo", advierte el autor.

Haciendo una revisión de su propia vida desde una perspectiva más madura, Elton John relata cómo la cocaína hizo que pasara situaciones incómodas.

El cantante narra sobre la vez en que fue invitado a tocar con The Rolling Stones en Colorado. "Si no hubiera estado drogado quizás me habría presentado durante una canción, habría saludado al público y me habría retirado. En cambio, decidí que iba tan bien que me quedaría (…) Durante un tiempo, pensé que Keith Richards seguía mirándome porque estaba asombrado por la brillantez de mis contribuciones improvisadas a su obra. Después de algunas canciones, finalmente penetró en mi cerebro que la expresión de su rostro no sugería realmente una profunda apreciación musical", confiesa.

Asimismo, cuenta que en una ocasión despertó en su habitación en un hotel en Cannes con una resaca anormal. Le dolía todo el cuerpo, incluso las manos, y no recordaba absolutamente nada, solo que había estado grabando durante todo un día y luego salió a tomar un vodka martini con Simon Le Bon y Duran Duran.

"Aparentemente volví al set, exigí que comenzaran a usar las cámaras, me quité toda la ropa y comencé a rodar desnudo por el suelo. Mi entonces mánager John Reid que estaba allí, actuando como extra en el video disfrazado de payaso, protestó, una intervención que tomé muy mal. Tan mal, de hecho, que lo golpeé en la cara. Algunos testigos dijeron que parecía que le había roto la nariz. Eso explicaba por qué me dolían las manos, pero estaba bastante sorprendido. Nunca antes había golpeado a nadie en mi vida adulta, y nunca lo he hecho desde entonces. Odio la violencia física hasta el punto de que ni siquiera puedo ver un partido de rugby".

Y continúa: "Alguien más se las arregló para volver a ponerme la ropa, me dijeron que esto tomó varios intentos, y Bob Halley me llevó escaleras arriba. Expresé mi disgusto por su intervención destrozando su habitación de hotel".

Luego de contar esta última experiencia el autor reflexiona: "Fue un día que debería haberme hecho pensar mucho sobre cómo me estaba comportando. Pero no funcionó de esa manera en absoluto. El principal impacto que tuvieron los eventos en Niza en mi vida fue que decidí tomar más vodka martinis".

"La mayoría de las veces, nadie se atrevió a decir nada por ser yo. Eso es lo que pasa con el éxito. Le da una licencia para portarse mal; una licencia que no se revoca hasta que su éxito se seque por completo", añade.

Rehabilitación

No obstante, ninguno de estos incidentes lo hizo cambiar de rumbo.

"(Usted) podría pensar que esto me habría dado una pausa para pensar, pero me temo que los próximos 16 años estuvieron llenos de incidentes que habrían dado una pausa racional a los seres humanos con respecto a su consumo de drogas. Ese fue el problema. Como estaba ingiriendo coca, ya no era un ser humano racional. Te vuelves irracional e irresponsable, obsesionado contigo mismo, una ley para ti mismo. Es una droga horrible", escribe.

La rehabilitación llegó cuando se enamoró de un hombre de Atlanta, Estados Unidos, que un día se hartó del estilo de vida y lo dejó para ir a rehabilitarse. Elton John no asimiló bien la noticia y se encerró en su casa a consumir más drogas y alcohol. "Eventualmente, me di cuenta de que si continuaba por un par de días más, o tomaría una sobredosis o un ataque cardíaco. No tenía idea de cómo vivir, pero no quería morir", cuenta.

Y finalmente decidió rehabilitarse. "Obtener ayuda no fue sencillo, ya que necesitaba ser tratado por tres adicciones a la vez: cocaína, alcohol y comida", escribe. En el proceso tuvo que aprender cosas básicas, que a sus 45 años no sabía hacer, como lavar su ropa. En un momento quiso abandonar porque el consejero le empezó a hablar de Dios, por lo que tomó su maleta, salió del hospital donde estaba internado y se sentó en el banco de afuera a llorar.

"Podía hacer fácilmente algunas llamadas telefónicas y salir de allí, pero ¿a dónde? ¿Regresar a Londres? ¿Hacer qué? ¿Sentarse con una bata cubierta de vómito e ingerir coca todo el día? Llevé mi maleta tímidamente al hospital", narra. "Finalmente, comencé a progresar. Me gustó la rutina. Me gustaba hacer cosas por mí mismo. Llegué a comprender, si no con la idea de Dios, entonces de un poder superior", agrega.

De esta manera empezaron a gustarle las reuniones grupales. "Me obligaron a ser honesto, después de años de engañar a otras personas y a mí mismo. Cuando eres un adicto, se trata de mentir, cubrir tus huellas, decirte a ti mismo que no tienes ningún problema. Ser honesto fue liberador. Te deshiciste de todo el equipaje que venía con la mentira: la vergüenza", reflexiona.

Cuando lo dieron de alta volvió a su casa. "Algunas personas realmente luchan cuando salen de la adicción, pero yo era todo lo contrario. Estaba eufórico. Todas las mañanas, estaba feliz de despertarme sin sentirme como la mierda. Nunca tuve ganas de ingerir una línea, y todavía no puedo soportar estar cerca de las personas que lo están haciendo", concluye el avance.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores