Abogado de familiares de víctimas del Hércules C130: "Qué bueno que Fiscalía ahora entienda que esto es un cuasidelito"

El jurista Cristian Arias, quien representa a 15 familias de los 38 pasajeros fallecidos, destacó que las querellas presentadas siempre han apuntado a la figura de cuasidelito de homicidio, poniendo atención en el equipaje que iba en la cabina.

01 de Marzo de 2020 | 18:43 | Redactado por Daniela Toro, Emol

Peritajes al avión Hércules C-130.

El Mercurio
El pasado 9 de diciembre de 2019, el avión de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) Hércules C-130 desapareció en el Mar de Drake con 38 pasajeros abordo, entre ellos, uniformados y civiles. Los ocupantes del avión despegaron desde la Base Aérea Chabunco, en Punta Arenas, hacia la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei Montalva.

Actualmente, la investigación de la Fiscalía, a cargo del persecutor Eugenio Campos, está bajo el rótulo por "cuasidelito de homicidio" y en ese contexto, se están investigando todas las aristas posibles que pudieran haber influido en el trágico desenlace. El abogado Cristian Arias, representante -en conjunto con el abogado Maximiliano Delgado- de 15 familias, confirmó a Emol que inicialmente el expediente estuvo caratulado como "presunta desgracia, pero hacia fines de enero los oficios del fiscal llevaban el nuevo rótulo", sostuvo.

Esta definición que hace la fiscalía es valorada por los familiares, según dice el jurista, especialmente considerando que "es la definición que nosotros planteamos en nuestras querellas, que son precisamente por ese delito (...) qué bueno que la Fiscalía ahora entienda que esto es un cuasidelito y no una presunta desgracia, porque significa que está avanzando en la dirección correcta".

Es en ese contexto que se ha determinado investigar todo, según dice el abogado de otras seis familias, Alfredo Morgado, como parte de indagatoria abierta que también permite requerir ayuda desde el extranjero para el desarrollo de la investigación. Por eso, consideran aspectos "desde la mantención de la aeronave, la planificación y ejecución del vuelo, el control del mismo y las sustancias que se encontraban al interior de la aeronave".

"No podemos limitar a esta altura la investigación, no se puede establecer ni circunscribir la causa por la que la aeronave se habría precipitado, son todos elementos que deben ser profundizados e investigados, pasando por la carga misma, pero también la mantención e historia de la aeronave", indica el jurista, recordando que el Hércules C-130 siniestrado fue fabricado en 1978.

Recordar que en esta jornada se conoció parte del contenido de un oficio de la FACh enviado al fiscal Eugenio Campos el pasado 17 de enero, donde no sólo se daban cuenta de los aspectos antes mencionados, sino que también se constata de dos desperfectos que tuvo la aeronave -una falla en el actuador de oil cooler flap, y una falla en el indicador de cantidad de combustible de un estanque- y la presencia de "mercancía peligrosa", según recoge El Mercurio.

Esta nueva información habría dado pie para formalizar la nueva tipificación en el rótulo de la investigación.

"Todo indica que el problema es lo que se cargó en la aeronave"


El abogado Arias considera relevante el tema de los elementos que se cargaron en la cabina, y es por eso que también lo ha planteado en la querella interpuesta para establecer responsabilidades por cuasidelito de homicidio.

"Obviamente, si estamos apuntado a un delito imprudente de homicidio con resultado múltiple de 38 personas, en la base de esa imputación hay una negligencia, una falta de cuidado antes que esa aeronave despegara, por lo tanto la responsabilidad está en la etapa previa, incluso al despegue desde Santiago", indica.
Pese a que la indagatoria aún está en desarrollo, y aunque será la investigación la que determinará lo que realmente ocurrió, "con los antecedentes que ya manejamos, es bastante evidente que todo indica que el problema nace de lo que se cargó en esa aeronave. No es que lo podamos asegurar, pero es la hipótesis más plausible y eso es lo que hemos sostenido en la querella", indicó.

"Algo se subió a la cabina que debió haber desatado el desastre (...) por lo tanto, lo que hizo colapsar la aeronave, tiene que haber sido un elemento que ingresó a ella".

Cristian Arias, abogado

"Algo se subió a la cabina que debió haber desatado el desastre", plantea el jurista, aunque indicando que no se puede descartar ninguna hipótesis. Lo que sí está claro, es que se perdió súbitamente el contacto con la aeronave, momento en que iba en altura, "por lo tanto, lo que hizo colapsar la aeronave, tiene que haber sido un elemento que ingresó a ella".

Recordar que entre los elementos que se habrían cargado a la cabina, según el oficio entregado por la FACh al Ministerio Público, se encuentran dos bultos. Uno de ellos contenía, entre otros elementos, 18 litros de pintura, 59 galones de catalizador componente B, 30 de corrosivo y otros 22 de diluyente. El segundo contenía 3 galones de esmalte sintético, tapagoteras y buzos desechables. Todos ellos, destinados a realizar trabajos de reparación en la base Antártica.

Dar con los restos de la aeronave es fundamental para el avance de la investigación


Uno de los aspectos importantes que resta por avanzar para el desarrollo de la investigación, indica el abogado Morgado, son las labores de búsqueda de los restos de la aeronave. Hasta ahora, el buque Cabo de Hornos se encuentra realizando esa tarea, pero para los familiares, el sentimiento que predomina es que esto es insuficiente.

"El principal requerimiento, y eso ya hacia el Gobierno, es realizar todos los esfuerzos materiales y humanos para encontrar los restos principales de la aeronave, porque es la piedra angular que va a permitir establecer las causas directas de lo ocurrido", sostuvo.

Por eso, destaca que "estimamos que es insuficiente el buque Cabo de Hornos. Valoramos el aporte que la nave realiza y que nuevamente va a rastrear el fondo marino", pero apunta a la necesidad de invertir en tecnología de mejor estándar y en un robot submarino que apoye fotografiando o tomando videos, una vez que se ubique la aeronave.

"El Cabo de Hornos tiene tecnología de punta, pero tiene limitaciones para encontrar los restos de este accidente", destaca por su parte el abogado Arias.

Recordar que el Gobierno, a través del Ministerio de Defensa se ha comprometido a apoyar a los familiares, quienes en reunión con el propio titular de la cartera, Alberto Espina, le solicitaron ayuda extranjera para avanzar en estas tareas. Por ahora, junto a 13 aeronaves (9 de la FACh, 2 de la Armada y una privada) participan 9 barcos, y desde el extranjero trabajan aviones de Uruguay, Brasil, Reino Unido y Argentina. Sumado a ello, otros países como Estados Unidos colaboran con ayuda satelital.

Arias recuerda que "hay una oferta de las autoridades políticas que no sabemos si efectivamente se van a traducir en el despliegue de recursos concretos, porque eso implica costos altos", sostuvo.
¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Este debate ha finalizado.
Cargando Comentarios...
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores