vea las predicciones por signo
  • Aries
  • Tauro
  • Géminis
  • Cáncer
  • LEo
  • Virgo
  • Libra
  • Escorpión
  • Sagitario
  • Capricornio
  • Acuario
  • Piscis
2019: Año para madurar sin perder la sonrisa

¡Atención! Se comunica a los terrícolas sobrevivientes de 2018 que respiren profundo y recuperen -además de fuerzas- optimismo para comenzar un 2019 que es para valientes y perseverantes; un año que no tendrá nada de liviano, pero que sí abrirá grandes satisfacciones, más claridad e incremento en los viajes. Algo es algo, ¿no?

En las predicciones del año anterior les anunciamos que esto era una tríada, por tanto 2019 es el ‘jamón’ -lo sabroso del sándwich- de este ciclo y pondrá a prueba a nuestro ego para que nos adaptemos a lo nuevo, aprendamos a reírnos más de lo exagerados y rígidos que somos, y conectemos con las verdades del alma; es decir, vivamos con más conciencia. El encargado de esto último será Júpiter, quien con su humor de siempre traerá novedades –o remezones, en algunos casos- en torno a la migración, las fronteras, el mundo académico y legal, el turismo, las religiones, los parlamentos. Además, el entusiasta Júpiter moverá mucho a los signos mutables: Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis; a quienes impulsará a lograr sueños y a ser consistentes.



Pero vamos por orden. Quienes dan inicio a este 2019 son nada menos que los Reyes Magos, ellos nos traen de regalo el primer eclipse del año, el 5 y 6 de enero, que moverá principalmente a Aries, Cáncer, Libra y Capricornio, animándolos a iniciar algo nuevo con consistencia, que no quede en puras palabras. Dicho evento estelar nos enrostrará a todos ciertos temas cruciales de todo este ciclo: ¿Están en armonía los espacios que le damos a las obligaciones y a nuestros afectos?, ¿cuidamos nuestra vida personal y familiar o estamos parados desde el estrés y el ‘deber ser’?, ¿somos capaces de parar un poco y disfrutar lo que ya tenemos en vez de ir por más? Tendremos varias oportunidades y lecciones para hacer cambios en torno a esto.

Un mes después, desde Oriente, cuando los chinos den inicio a su año del jabalí (o chancho) de tierra, el 5 de febrero, la agenda internacional puede estar muy movida, tanto por adelantos científicos, como por conflictos liderados por jóvenes o uniformados y también por explosiones. Los elementos fuego y tierra tendrán un gran ajuste sobre todo el primer semestre; así que ojo con los incendios, volcanes, cañones, grietas y placas.



Especial agitación puede dar marzo, cuando el alocado dios de los cielos Urano haga su entrada triunfal y definitiva a Tauro (atención los de este signo y sus amigos Leo, Escorpión y Acuario, que están llamados a practicar gran flexibilidad), desde donde podría no solo remecer algunas tierras y economías intensamente, sino además traer huracanados vientos o tormentas tanto literales como metafóricas, en especial al mundo agropecuario, a las industrias de alimentos, a lo inmobiliario y patrimonial, también a la minería. Comenzamos un ciclo largo (durará siete años) de renovación en estas áreas, que puede también ser muy provechoso e inspirador para nuestra creatividad, investigación y tecnología. Es un buen septenio para los emprendedores originales; Urano en Tauro bendecirá proyectos que respeten la ecología o que rescaten lo tradicional para darle un nuevo aire.

Eclipsados para soltar el ego

Si bien algunos ya tienen sus reservas hoteleras listas y hasta los anteojos adecuados para verlo, el eclipse total de sol en Cáncer del 2 de julio está lejos de ser un fenómeno astronómico más. El Sol y la Luna pueden reírse a carcajadas de nuestro dramatismo humano, de las auto-exigencias, de los apegos que nos entrampan y de cómo tratamos a la Tierra. En especial los países del Cono Sur (donde se verá) tendremos que prepararnos –durante todo el segundo semestre- para pruebas a nuestra forma de ser personal y colectiva; agitaciones de la naturaleza, temas con autoridades y el patriarcado, verdades, asuntos de género y fragilidades pueden emerger. E igual los eclipses de julio (habrá otro el 16, de Luna en Capricornio) son tremenda oportunidad para hacer limpieza en nuestras vidas, dejar atrás hábitos malsanos, cuidar más de nosotros, disfrutar los afectos, escuchar la voz del alma y activar gran intuición.

Para que 2019 nos premie o al menos sea nuestro aliado, el cielo nos pedirá una criptomoneda de cambio: generar estructuras sabias –anotemos esta última palabra- en nuestras vidas. Claro, Saturno en Capricornio hace una año que intenta enseñarnos esto, así que ahora nos pondrá en terreno a practicar. Y primero quiere que dejemos las antiguas; las basadas en miedo, egoísmos, codicia, abuso de poder, flojera y un variado etcétera. Por lo mismo, sistemas y países más fundados en todo esto estarán en jaque y comenzarán poco a poco una evolución. Los meses de mitad de año hasta septiembre pueden mostrarnos mucho de esto.

Saturno y los Nodos de los eclipses quieren que hagamos énfasis en la manera de trabajar, de ganar dinero, de lograr metas, de manejar el tiempo. Este es un año para ordenarnos y esto parte primero por ver el panorama completo con todo nuestro caos o desequilibrios, luego hacer limpieza de lo que nos sobra (desde cosas materiales y ciertas rutinas obsoletas, hasta relaciones, pasando obviamente por actitudes infantiles que nos corresponde soltar) y finalmente comenzar a construir cada uno una vida más simple y plena (Amén).

En este año de madurez podemos tomar compromisos con nuestras metas para ver resultados reales y eso incluye un plan concreto de pasos a seguir. 2019 no será benevolente con los fantasiosos y con aquellos que comienzan pero no terminan; en cambio, premiará nuestra disciplina, paciencia y originalidad; puede traernos el logro sólido de proyectos y mayor sentido de vida; muchos encontrarán poco a poco esa vocación perdida.

Es importante, por tanto, dejar de correr porque solo nos cansaremos más y provocaremos una cuota de soledad. Al contrario, 2019 es amistoso con aquellos que van a ritmo pausado y con quienes se atreven, quiere que ampliemos nuestros mundos en varios ámbitos pero sin aplastar a nadie, ni a nosotros mismos. Estrenamos un año sabio y bromista, que puede sorprendernos y hacernos crecer categóricamente. ¡Feliz 2019, año para madurar sin perder la sonrisa!


¡Bienvenido #ComentaristaEmol!

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En Emol valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

¡Bienvenido #ComentaristaEmol!
Ver condiciones

Ordenar por:
Editar perfil
 
Cargando Comentarios...